1 “Un video que ya se volvió viral” (registro atroz de una pelea callejera, un estudiante que apuñala a otro, una amante mechoneándose con la esposa del vecino, unos taxistas enfrentando a un conductor de Uber, un servidor público borracho… si no es más amarillo que una yema, no sirve).

2 “Víctimas de la intolerancia” (personas objeto de una acción violenta cuya carga negativa trata de disimularse con eufemismos).

3 “El tema es muy complicado” (la palabra tema se convirtió en sinónimo de problema, con lo que transita en la última de las acepciones de ella en el DRAE: “Idea fija que suelen tener los dementes”).

4 “Mensaje de tranquilidad” (traducción: escaseará el agua, se robaron los dineros de un fondo, se robaron los recursos de una EPS o subirán las tarifas de los servicios públicos).

5 “Una paz duradera” (¿?).

6 “De alguna manera” (junto a “digamos”, “realmente”, “por supuesto” y “cuéntenos un poquito”, las cinco muletillas preferidas por los periodistas radiales).

7 “En toda crisis hay una oportunidad” (la frase se la metió a Kennedy en un discurso un asesor que la malinterpretó del mandarín y, desde entonces, es dogma del coaching y del mercadeo, y ya hace parte del legado del santismo).

8 “Gracias, presidente Maduro, por ondear la bandera colombiana” (¡Piedad, por favor, algo de piedad con nosotros!).

9 “Con todo respeto” (¿será cierto que por lo general quiere decir “me importa un pito”? O peor: la parte del cuerpo que está del otro lado del pito).

10 “Generar conciencia” (de todas las frases que el colombiano usa sin entender, esta es la reina absoluta).

11 “Las nuevas ciudadanías” (entelequia con la que políticos de medio pelo, siempre hambrientos de votos, avivan las diferencias).

12 “Tragarse un sapo” (lo de siempre, pero con un sapo más grande).

13 “La encuesta es la foto de un momento” (otra frase que repiten como loros los candidatos, porque sus asesores se la han repetido como loros).

14 “La salud no tiene precio” (como gracejo, ¡insuperable!).


15 Todas las que incluyan la palabra “sensibilizar” (reemplazó en el arsenal de lugares comunes a “concienciar”, que a su vez perdió la pelea contra el americanismo “concientizar”).

16 “Música urbana” (métale lo que quiera, que estas dos palabras aguantan todo lo que quepa en el oído).

17 “Los enemigos de la paz” (estos, aquellos, los de más acá y los de más allá; depende de qué lado de la política esté usted).

18 “Lecciones aprendidas” (sofisticada manera de decir que somos unos mentecatos condenados a caer una y otra vez en el mismo hueco).

19 “Listas las imputaciones” (léase emputaciones, porque en Colombia la justicia no requiere a asesinos y secuestradores; está ocupada encargándose de mujeres que interrumpieron el embarazo).

20 “Histórico acuerdo” (bien podría presentarse también como “histórico desacuerdo”).

21 “Países hermanos” (diplomática manera de hacer referencia a Caín y Abel).

22 “Los retos del posconflicto” (creación verbal que alimenta los monederos de quienes han hecho de los foros por la paz una fuente generosa de recursos).

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.