NO me gusta que Petro haya sido parte de esa minoría que accede a la educación universitaria y, sin embargo, haya claudicado de la civilidad y la controversia inteligente y pacífica para hacer parte de un grupo narcoterrorista y participar de esa dinámica siniestra de sangre, secuestro, extorsión, tortura y odio que tanto daño le ha hecho a Colombia.

NO me gusta que Petro, habiendo estudiado en la Universidad Externado de Colombia, no haya sido influido por los valores liberales y demócratas que allí se enseñan y haya preferido los ideales de terroristas como Bateman y ‘Tirofijo‘.

NO me gusta que Petro haga parte de esos protagonistas de la política surgidos de las entrañas oscuras del terrorismo, pues soy un convencido de que, para lograr la paz en Colombia, el liderazgo de nuestro país lo deben asumir individuos comprometidos desde siempre con la institucionalidad, con la democracia, con la libertad, con la tolerancia y con la posibilidad de confrontar a nuestros adversarios con argumentos y palabras, y nunca con armas o secuestros.

NO me gusta que Petro nunca haya pedido perdón a las víctimas del grupo terrorista al que perteneció y cuyos hechos enlutaron la vida de tantas familias de policías, soldados o ciudadanos comunes y corrientes que eran ejecutados en forma sumaria y arbitraria.

NO me gusta que Petro esté debiendo la verdad, la justicia y la reparación por los daños y crímenes que cometió durante su militancia en el narcoterrorismo y ahora venga a rasgarse las vestiduras exigiendo verdad, justicia y reparación por los crímenes atroces de los paramilitares. Esa exigencia parcial de justicia me hace pensar que sigue creyendo que los crímenes de la izquierda son más nobles que los otros, y eso me repugna.

NO me gusta que Petro pertenezca a un partido político cuyo líder espiritual ha promulgado que "…una cosa es asesinar para enriquecerse y otra cosa es asesinar para que la gente viva mejor".

NO me gusta que Petro señale como mafioso y paramilitar a todo aquel que dista de su posición ideológica, dándose el lujo de salir impune de todas sus calumnias. Esto es aberrante si tenemos en cuenta que Petro militó en un grupo guerrillero que se asoció con Pablo Escobar con el fin de destruir el Palacio de Justicia y eliminar todos los expedientes del más tenebroso mafioso de todos los tiempos.

NO me gusta que el pensamiento de Petro esté marcado por el marxismo, una doctrina que divide a los hombres entre explotadores y explotados, haciendo que los unos se enfrenten con los otros como consecuencia de un nefasto y estéril odio de clases.

NO me gusta que Petro esté alimentando permanentemente este odio de clases desde el más alto estrato social.

NO me gusta que Petro, siendo economista, haya entendido mejor las leyes de la lucha de clases y el terrorismo que las del mercado.

NO me gusta que Petro encarne unas tesis que fueron derrotadas en el siglo XX y que sumieron a muchos pueblos en la pobreza, la desesperanza y el totalitarismo. Tesis que asfixian la iniciativa y la creatividad de los individuos. En donde las creencias religiosas, la libertad educativa, la libertad de expresión y la libertad de pensamiento son sacrificadas a los postulados ciegos de una doctrina marcada por el ateísmo y la subordinación de los individuos al querer omnímodo y arbitrario del Tirano.

NO me gusta que Petro haya salido a defender la Seguridad Democrática durante la consulta del Polo simplemente por ganarse los votos. Todos conocemos el desprecio de Petro por la Seguridad Democrática y los militares.

NO me gusta que Petro haya salido a respaldar al presidente Uribe frente a Chávez simplemente por ganarse los votos de la mencionada consulta. Todos conocemos la afinidad de Petro y Chávez.

NO me gusta que Petro pretenda "acordar el futuro" con los ciudadanos sin haber aclarado antes lo que sucedió en su propio pasado…

Lea aquí Contra Andrés Felipe Arias por Gustavo Petro 

*Publicado en 2009

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.