Snoopy, el perro al que pertenece Charlie Brown, vino al mundo el 4 de octubre de 1950. Y llegó a la televisión en 1963, en un programa especial sobre su creador: Charles Schulz. Desde entonces, discutiéndole al pájaro Emilio —Woodstock en el original— sus ideas revolucionaras expresadas en forma de palitos, inventándose una identidad paralela como bombardero aliado en la Segunda Guerra, ha estado en verdad en todas partes. Ha aparecido en programas especiales, año tras año tras año, desde La Navidad de Charlie Brown (1965) hasta No te dejes matonear, Charlie Brown (2006).

Querer a los animales en abstracto, como querer a la humanidad o adorar a los niños en general, es francamente absurdo: lo más verosímil es querer a un perro particular, a una persona concreta, a un niño cercano. Hay que ser cierto tipo de ser humano, que no soy yo, para conmoverse con las aventuras de un cuadrúpedo amaestrado que ni siquiera sonríe: todo esto es truco, yo lo sé, pero en las historias con animales (Flipper, el delfín nariz de botella, a la cabeza) sí que se nota. Y por eso, porque él sí tiene todo un mundo interior, porque escribe esos cuentos que comienzan "era una noche oscura…", porque el señor Schulz se lo inventó como una mascota es inventada por su dueño, en vez de aplaudir a los perros de verdad prefiero celebrar el cumpleaños número 60 de Snoopy.

Ha habido perros en la televisión desde el principio. Rin Tin Tin, un pastor alemán, protagonizó un programa de aventuras del oeste desde 1954 hasta 1959. La perra collie Lassie fue una estrella gigante gracias al show que tuvo desde 1954 hasta 1973. Los Beverly Ricos no habrían sido lo mismo sin el sabueso Duke. Al gordo duro de la serie policiaca Jake y el gordo lo acompañaba siempre un buldog llamado Max. Eddie, el jack russell terrier de Frasier, era la conciencia del personaje principal. El comisario Rex, un detective en cuatro patas, enloqueció desde 1994 hasta 2004 a una familia de televidentes vieneses que conocí. Sé de una niña, en Bogotá, que muere por la voz aterciopelada de la mascota de Family Guy: Brian. Y entiendo, por algún capítulo que vi, la fascinación que puede producir El encantador de perros. Ha habido canes en la televisión desde el principio.

Pero Snoopy, que hace lo que le da la gana, como un gato, nos recuerda que no somos dueños de nadie.

***
Anestesia local

Animalandia (1973-1985), un show para niños creado por el mismo Germán García y García que creó el Club Canino Colombiano, estuvo al aire durante un poco más de 12 años: contaba con ciertos payasos, tan dignos e indignos como pueden ser los payasos, pero en verdad giraba alrededor de las mascotas. Naturalia (1972-1992), un programa sobre el mundo animal memorable desde la imagen de Konrad Lorenz atrapado entre dos patos hasta la convicción sobria de doña Gloria Valencia de Castaño, logró ser transmitido durante 20 años. Aunque ha habido nobles intentos, quizás por la llegada del cable, de canales como National Geographic o Animal Planet, poco se ha podido hacer en Colombia sobre animales desde entonces. Y tal vez por el tremendo trabajo que implica, pocas mascotas (quedan en la memoria Pastora, la lora del Chinche, y las vacas de Leche) han podido compartir el set con Danilo Santos o Rosemary Bohórquez.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.