Una mirada a la prehistoria del sonido: cuando Los Beatles grabaron sus álbumes, el estándar mundial era monofónico (sonido grabado y reproducido de audio por un solo canal). Aunque el estéreo existía, la mayoría de aparatos reproductores de vinilos y casetes en el mundo eran monofónicos, así que, hasta que el mono pasó a un segundo plano, en 1968, la discografía de Los Beatles fue monofónica y estereofónica. Sin embargo, George Martin, el productor de Los Beatles, se esmeró, sobre todo, en las mezclas para las versiones monofónicas (el estéreo estaba en pañales) y, obvio, los primeros álbumes de Los Beatles, en versión estéreo, tenían mezclas no tan pulidas.

El resultado fue que, cuando en los años ochenta Los Beatles llegaron al CD, se decidió que los primeros títulos de su discografía saldrían de los masters monofónicos, sin separación de canales pero apegados al sonido original. El "error" nunca se corrigió y el resultado es que cualquier CD que tenga usted en casa de clásicos como Please please me, With the Beatles o Help! es un contrasentido insólito: un CD de tecnología digital pero de origen monofónico, que es algo así como tener un Ferrari de pedales.

El problema ha sido resuelto con la publicación de un estuche que incluye los 13 álbumes de la discografía original británica y un plus que también conocía el mundo, los Past masters, un juego de discos con las canciones que el grupo solo publicó en formato de single o extended play (alrededor de cuatro canciones) y que nunca hicieron parte de los long plays ingleses. Y, para que los puristas no pongan el grito en el cielo, se edita además una caja adicional con todas las versiones monofónicas, pues se considera en el delicado campo del respeto a lo clásico que son esas mezclas las que representan el verdadero y puro sonido de los Cuatro Fabulosos.

Las cajas, supuestamente de edición limitada, se presentan con las artes y diseños originales de los álbumes británicos e incluyen folletos con jugosa información (y fotografías) de los procesos que rodearon a las sesiones de grabación y mezcla, así como algún material extra en video. Cuatro años les tardó a los ingenieros de EMI sacar adelante este proyecto que es una manera de tener a Los Beatles a tono con la tecnología de hoy. Paralelamente, se pondrá a la venta The Beatles: Rock Band, el juego para consolas Xbox, PlayStation 3 y Nintendo Wii sobre Los Beatles y su discografía.

¿Se puede pedir más? Bueno, que resuciten para el lanzamiento George Harrison y John Lennon, pero tendremos que conformarnos todos con los estuches y muchas declaraciones de Paul McCartney y Ringo Starr. Beatles forever… ¡en estéreo y mono!

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.