La prosa de Foster Wallace es como medirse un guante de cuero y de tamaño adecuado pero al revés: las gruesas costuras al descubierto y la rugosidad no impiden que cumpla su función, aunque con molestia. En Entrevistas breves a hombres repulsivos esta cualidad rebasa la barrera hasta conseguir la ilegibilidad. En cambio en La niña del pelo raro, su primer libro de relatos, Wallace llega apenas al límite. Por eso para enterarse de qué y cómo escribe uno de los más intrépidos escritores norteamericanos en cuanto a experimentación formal, nada mejor que devorarse La niña del pelo raro.

David Foster Wallace
Random House-Mondadori
405 páginas

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.