Desde entonces, para evitar que la fotografiaran exhibiendo su tanga, cortó por lo sano y no volvió a vestir interiores. ¿Fue inteligente la decisión? Lo analizaremos a continuación.

Daniel Goleman puso en relieve la inteligencia emocional. ¿Cuál es la inteligencia emocional? La de uno. La de los que no aprendimos a factorizar ni a pintar la fórmula aniñada del cyclohexanol, pero, en cambio, sí teníamos pareja para el prom. Un exponente de esta inteligencia es Paulo Laserna: al tiempo que era director de Caracol, era proveedor de los Reencauchados del mismo canal. En RCN se volvió competidor de Caracol a la misma hora del extinto Noticiero NP& del que siguió siendo proveedor. ¿Quién quiere ser millonario? Fácil: el exdirector-proveedor-competidor Laserna. ¡Eso es inteligencia emocional!

Recientemente, del PIB nacional, de Tunja para el mundo, a las inteligencias científicamente conocidas, nuestro Pirry, sumó una nueva: la inteligencia vial. ¿En qué consiste? En que cuando uno ve un pare, para; una luz roja, frena; una verde, arranca. Es decir, la inteligencia que los ratones de laboratorio despliegan, pero que extrañamente el colombiano no. Un ejemplo de inteligencia vial es la de los cerebros del entretenimiento: a pesar de llevar un par de siglos lloviendo en abril, traen a una Bogotá inundada, colapsada e invivible a The Cure, J.M Coetzee, Ferrán Adrià, Pep Guardiola y, para nosotros los intelectuales, a Paris Hilton. Miremos las diferencias entre la inteligencia emocional y la vial en el siguiente diálogo:

Natalia París:
—Yo soy modelo (inteligencia emocional), he sido actriz (inteligencia emocional), soy empresaria (inteligencia emocional) y soy de los París de Envigado.
Paris Hilton:
—Me too.
Natalia París:
—¿Mitú? ¿De los París de Vichada? (inteligencia vial).

Inteligencia emocional: que Paris Hilton haya visto en Colombia un país para vender sus productos. Inteligencia vial: que los colombianos nos hayamos sentido orgullosos cuando los otros países en los que están las tiendas de Hilton son: Siria, Jordania, Andorra, Azerbaiyán y Malta. Inteligencia emocional: Paris Hilton donó unas carteras a la fundación de la primera dama. Inteligencia vial: las carteras serán destinadas a mujeres pobres para que en ellas guarden… no sé… ¿habas?, ¿mangos? , ¿fotos de desaparecidos? ¿Alguien sabe qué van a hacer con esas carteras?

Paris Hilton:
—(Twitter) Relajada en mi hotel. Acabo de recibir el room service. ¡Es delicioso! Amo la comida colombiana.
Natalia París:
—Tan charro, ¿qué comiste?
Paris Hilton:
—Enchiladas (inteligencia vial).

De la inteligencia surge la experticia. Y Colombia es un país de expertos. Si es de clima, Max Henríquez. Si es de cine, Mauricio Reina. Si es de matoneo, Anny de Acevedo. Si es de García Márquez, Plinio Apuleyo Mendoza. Si es de todos los temas, Camila Zuluaga. Y si se trata de moda, Pilar Castaño. Pilar —todo sea dicho— está en los huesos, en la médula, en el tuétano… de la moda. Declaró, a propósito del desfile de Hilton: “Los colombianos podrán disfrutar de una colección primaveral, fresca, ejecutiva y con las últimas tendencias de la talabartería en el mundo”. Esta aseveración de lo primaveral generó gran confusión. En Medellín, porque, siendo la ciudad de la eterna primavera, ahora sus habitantes se van a vestir igual todo el año. En Paris Hilton, porque arribó de gafas negras, falda ligera, manga sisa, sombrero y —salvo prueba en contrario— sin tanga: como si estuviera llegando a Barrancabermeja. Se llevó de nuestro país un recuerdo que nunca olvidará: una sinusitis. Para cerrar, si de último grito en talabartería se trataba, Pilar, ahí estaban los balones de fútbol de Monguí, no había que traer a la Hilton.

Paris Hilton, queda claro, no tiene ni un pelo. Y no lo digo por las fotos de los paparazzis después de 2005. Sino porque no tiene ni un pelo de bruta como tanto empleado esperando un ascenso piensa. Tiene 44 almacenes en 44 países del mundo, sale en la encuesta de Forbes por su propia riqueza, vende 22 millones de dólares solo en perfumes y gana 180 millones por asistir a eventos. Para hacerse a una idea: su cadena de almacenes es más grande que Don Jediondo Sopitas y Parrilla.

Un exnovio publicó un video íntimo de Paris Hilton unos años atrás, lo que la catapultó a la fama: inteligencia vial. Desde entonces, ya ninguna novia se deja filmar por temor a correr la misma suerte: inteligencia emocional. Pero, mientras Paris se sobrepuso a la vergüenza y se convirtió en empresaria y explotadora de su fama, nuestras actrices, a las que les divulgan videos íntimos, ¿cómo reaccionan? Se vuelven cristianas: inteligencia vial.

“Vístete bien a donde vayas. La vida es muy corta para lucir como el común”, estoy de acuerdo con esa máxima de Paris Hilton. Por eso no he vuelto a comprar ropa en Zara, porque toda me aprieta así sea extra large y siempre hay alguien en el TransMilenio vestido igual. He vuelto a las raíces: Alberto VO5 y Gino Pascalli. Visto mi mejor pinta para asistir a los eventos. Pero, al final, como todo ocurre en abril, llego emparamado a todas partes. Por eso, solo pido que a las hermanas Kardashian las traigan en julio que llueve menos. Y, desde ya, para no parecer del común, anuncio que en adelante prescindo de los calzoncillos… así me dé sinusitis: inteligencia vial.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.