Primero un diplomado técnico, luego una maestría y después sí, el diploma que dice "Maestro Tequilero". Benjamín Ibarra, de la marca Corralejo, ostenta con orgullo este título, y comparte algunos datos con los aficionados a este licor mexicano, que no son pocos.

En un principio, el tequila era una bebida que solo tomaban las clases bajas, como la chicha en Colombia, pero al darle denominación de origen —es decir, que solo se puede producir tequila en una región determinada de México— se le subió el estatus y empezó a tomarlo todo el mundo.

Como la mayoría de los vinos, el tequila también se deja madurar en barricas de madera. De ahí que en el mercado exista el blanco, que no tiene maduración; el reposado, que tiene al menos dos meses, y el añejo, que tiene un año o más.

Esa costumbre de tomar el tequila con limón y sal no es bien vista por los especialistas. Un buen tequila debe tomarse solo (y sin hacer caras).

La sangrita con la que a veces se toma el tequila es una costumbre gringa. A alguien se le ocurrió tomar ambos al tiempo, le gustó la mezcla y siguió haciéndola hasta que se esparció por el mundo.

Si quiere catar un tequila no lo sirva en copas altas. Los expertos dicen que las ideales son las copas de coñac, y se debe tomar como si fuera un vino, degustándolo lentamente y a temperatura ambiente.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.