Cualquier mascota es adorable, pero no cualquiera le va a servir para conocer mujeres. Miremos los peces, por ejemplo. Usted puede tener en su casa el mejor acuario, equipado con el mejor sistema de oxigenación de agua, pero si sale con una pecera portátil a buscar pareja no solo le garantizamos que regresará solo a casa, sino que todo el mundo lo tildará de idiota.

Los chimpancés son adorables, todo el mundo se derrite con uno, pero vaya y contrólelo. Evite que al conocer a una mujer no le espulgue el pelo y trate de meterle los dedos a la nariz. Un loro tampoco es una opción. Repite todo lo que oye y puede dejarlo en ridículo cuando diga al frente de ella “Uuuyyy, esa de saco rojo está como bueeeenaaaaaa”. Además, en cualquier momento pica a la chica y después se vuela.

¿Entonces qué queda? ¿Un gato? No sirve. Hace lo que se le da la gana y nunca le va a obedecer cuando le ordene que se siente o vaya por la pelota. ¿Una culebra? Espanta a todo el mundo y fijo le echan encima a los de control de fauna. Nadie en esta vida quiere un episodio con una boa constrictor ni cargar en la maleta un tarro de suero antiofídico. ¿Un hámster? Imposible, es muy delgada la línea que lo separa de la rata. ¿Una iguana? Ni lo sueñe. La única persona que puede tener una es Selma, la tía de Bart en Los Simpson.

Por eso no es casualidad que el perro sea el mejor amigo del hombre. Podrá pasarse la vida haciendo necesidades donde se le da la gana, pero tiene esa combinación perfecta de ternura y audacia, independencia y gratitud, animal y humano que hace rendir a las mujeres. Con uno de su lado, usted tiene que ser muy torpe para no conocer amigas. Acá le damos los pros y los contras de varias razas para que elija. La próxima vez que salga de levante, llévese un perro. No nos importa si lo compra, se lo roba o lo pide prestado. Haga el ensayo, que seguro va a coronar.

¿Cuál es el perro perfecto? 

Labrador


Lo bueno: es un perro confiable y colaborador, gentil y sociable que se entiende bien con todo el mundo. Se lleva de maravilla con los niños y le gusta dar y recibir cariño. Es decir, es igual a un hombre que está de levante.

Lo malo: parece un borracho porque es hiperactivo y ruidoso, inmaduro, juguetón y dependiente. La conquista necesita momentos de pausa y él no la tiene.

Ideal para levantar a: mujeres deportistas y sensibles. Quizá, demasiado sensibles y demasiado activas para el gusto de algunos.

Chihuahua



Lo bueno: es fiel y tiene personalidad. Por su tamaño es adaptable y fácil de llevar a todos lados.

Lo malo: ¿ha visto el tamaño de un chihuahua? Póngase la mano en el corazón: ¿Cree que con un perro así va a impresionar a alguien? Otro dato: Paris Hilton lleva uno en una cartera especial que vale más que una carrera universitaria.

Ideal para levantar a: Paris Hilton, precisamente. ¿Tiene el voltaje suficiente para seguirle el ritmo de vida?

Pit bull




Lo bueno: es un perro valiente y leal que inspira respeto. Tiene un gran estado físico, por lo que es perfecto para salir de conquista. De hecho, es probable que usted se canse primero que él.

Lo malo: del respeto al miedo hay solo un paso, y esta raza tiene fama de agresiva y peleona. No se le ocurra ponerle collar de taches y esas cosas, que ahuyentará hasta a una metalera. Además, no sobra la que le pregunte si su mascota es familiar del famoso cantante de origen cubano radicado en Miami.

Ideal para levantar a: punkeras, fisicoculturistas, y, en general, a cualquier mujer que pertenezca a una tribu urbana.

French poodle


Lo bueno: Aunque usted no lo necesite para que hable o lo cuide, dicen que está entre las tres razas más inteligentes del planeta y varios estudios han demostrado que puede concentrarse y hacer labores varias de vigilancia y rescate.

Lo malo: es caprichoso y temperamental. También es cobarde porque suele ladrar y esconderse. Aunque lo peor es que no es precisamente la raza más masculina de todas y las mujeres podrán confundirse con su sexualidad (la suya, no la del perro, aclaramos).

Ideal para levantar a: mujeres delicadas que odian sudar y siempre les gusta estar bien arregladas. Fanáticas de la peluquería y del manicure.

Bulldog




Lo bueno: es seguro de sí mismo. Basta verlo para entender que es un perro con personalidad al que poco le importa el qué dirán. Y esto, a la hora de conocer a una mujer, es clave

Lo malo: no es el perro más ágil ni más liviano, por lo que tiene la agilidad de una roca de jardín y el estado físico de un jubilado. Además, le cuesta respirar, así que si sale con él, lo más seguro es que tenga que regresar a casa cargándolo.

Ideal para levantar a: mujeres con un alto sentido del servicio y la responsabilidad. Hacerse cargo de un bulldog es más dispendioso que cuidar a un recién nacido.

Pug


Lo bueno: es el perro que todos (y todas) aman hoy. Solo con verlo dan ganas de tragárselo, y ese es un gran punto a favor a la hora de conocer amigas, que no podrán resistirse a sus encantos. Encima, es valiente y no le da pena nada.

Lo malo: no es que sea muy obediente, así que no siempre se pondrá de su lado. A los pocos años se le va la vitalidad, por lo que no espere que sea su fiel compañero de conquista. Además tiene problemas cardíacos y cuando respira ronca como camionero.

Ideal para levantar a: mujeres que necesitan reír con frecuencia. También funciona para las que quieren que algo o alguien dependa de ellas. Algo así como un simulacro de hijo.

Rottweiler


Lo bueno: es un perro de gran presencia física, de inteligencia aguda y que rara vez pierde la calma. Ese aspecto cool de su mascota se puede ver fácilmente reflejado en usted.

Lo malo: al tener tanta fuerza, el rottweiler puede crear un caos sin proponérselo, diga usted, arrastrarlos a usted o a su nueva amiga unos cuantos metros, o irse detrás otros perros y dejarlos botados.

Ideal para levantar a: mujeres fanáticas de la disciplina, diga usted, cabezas rapadas o miembros del ejército. También funciona con aquellas que necesitan sentirse seguras todo el tiempo.

Perro callejero

Lo bueno: es sin duda la mejor opción. El mundo está lleno de perros abandonados que necesitan cariño. El callejero, o ‘canchoso’, tiene la gracia natural del que no tiene nada que fingir; es agradecido y daría la vida por usted, ya que usted la dio por él. No le tiene miedo a nada ni a nadie, pero al mismo tiempo es cauto, no lo va a dejar botado. Es su pareja perfecta. Con un callejero, usted estará haciendo una gran labor social y al mismo tiempo levantará lo que se le dé la gana.

Lo malo: en este caso, lo malo de este perro depende de usted y no de él. Por ejemplo, no olvide cuidarlo y bañarlo con frecuencia, ya que por su pasado se va a meter sin asco en cualquier lado. No le ponga nombres intimidantes como Sultán o Terminator, ni ridículos como Blacky o Manchas. Respete al animal y, de paso, respétese usted.

Ideal para levantarse a: todo tipo de mujer. El perro callejero va con todo tipo de look, perfil o personalidad. Hay que tener un corazón muy duro para no amar a un chandoso de estos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.