1. En su infancia, Louis Van Gaal recibió palmadas en el culo por parte de su papá. Él es el menor de nueve hijos y, al igual que sus ocho hermanos, debía obedecer todas las órdenes de la casa. Cuando apenas tenía 11 años, su padre sufrió de una grave enfermedad cardiaca que lo ató a una cama durante cuatro años. En ese tiempo, si Van Gaal hacía demasiado ruido, debía acercarse a la cama y recibir sus buenas palmadas.
  2. Van Gaal cree que tiene la razón en todo. Desde muy pequeño, ha sido cabeciduro, honesto, sociable; un hombre de principios y un maestro de enseñanza purasangre. “Siempre sentí que yo era algo especial —dijo hace unos años, al mirar atrás su juventud—. Sabía que el mundo entero iba a oír de mí”. 
  3. En 2009, Van Gaal fue víctima de una estafa y perdió millones de libras al invertir dinero en la firma de Bernard Madoff, que prometía un buen retorno de inversión pero que solo enriquecía a sus principales beneficiarios.
  4. Van Gaal fue jugador y, al mismo tiempo, profesor de un colegio donde había muchos “niños vagos”. Louis era semiprofesional, como casi todos los jugadores de su equipo de esos años, el Sparta Rotterdam, y por eso tenía otro trabajo. Su disciplina y el trato con los alumnos lo hicieron muy popular, pues él sabía exactamente cómo manejarlos. Después de esa experiencia, ha dicho varias veces que fue en ese colegio donde aprendió a tratar a “otros niños difíciles”: los futbolistas profesionales.
  5. Era un católico ferviente, pero dejó de creer cuando murió su primera esposa, Fernanda. Ellos se habían conocido cuando el técnico tenía apenas 18 años y ella, 16. Fue amor a primera vista. En 1994, luego de luchar contra un cáncer de páncreas e hígado, Fernanda falleció. Van Gaal reconoció once años después en una entrevista que esa había sido la última vez que había llorado.
  6. Recién llegado al Sparta Rotterdam, Van Gaal ya se creía el jefe, pero rápidamente fue puesto en su lugar. Su excompañero René van der Gijp recuerda una anécdota: “Yo era un delantero de pocas oportunidades de gol, la verdad era bastante vago, y Van Gaal se había irritado muchísimo por mi rendimiento en un partido. Y en el medio tiempo gritó: ‘Ya es bastante claro quién tiene que irse a la banca, ¿verdad, entrenador?’. Y el técnico contestó enseguida: ‘Tienes toda la razón, Louis. Vístete... ¡y dúchate!’”. Nosotros nos meamos de la risa. La semana siguiente, nos burlamos de él en todos los entrenamientos.
  7. Cada día conducía 80 kilómetros desde su casa en Avenhorn, un pueblo al norte de Ámsterdam, hasta el lugar de entrenamiento del Sparta o hasta el estadio. Sin embargo, en sus ocho temporadas con el equipo nunca llegó tarde. Bueno, solo una vez que se accidentó, luego de quedarse dormido mientras manejaba, pero salió ileso.
  8. En todos los clubes que dirigió tuvo éxito, pero terminó saliendo por la puerta de atrás. Su personalidad tremendamente dominante y su incapacidad de buscar compromisos generan tarde o temprano un choque con los directivos. En 2000, cuando dirigía al Barcelona, en plena conferencia de prensa dijo que la cultura de ese país no coincidía con su filosofía de juego y, sin avisar al entonces presidente del club, Josep Lluís Núñez, dejó el equipo.
  9. Van Gaal tenía clarísimo que nunca iba a ser un jugador sobresaliente, pero estaba determinado a ser el líder de su equipo. Logró convertirse en el capitán del Sparta y estaba pendiente de cualquier detalle: escribía en su agenda todos los cumpleaños de sus compañeros y el de sus esposas e hijos, para felicitarlos el día indicado. Ronald Lengkeek, máximo goleador de la historia del Sparta, recuerda: “Cuando alguien tenía problemas en casa o había algún evento especial, Louis se encargaba de echar una mano y arreglar todo”.
  10. Sus explosiones y agarrones con los periodistas sobre asuntos menores lo dejan en ridículo. Hace poco, fue criticado por el sistema de juego del Manchester United. Entonces le regaló su carpeta táctica a un periodista y le dijo: “Toma, enséñame tú”.
  11. En Holanda, solían imitar a Van Gaal como un director de circo: gordito, patético y gritando todo el tiempo. En otra parodia, un programa de humor español lo caracterizó vestido de muñeca y con un gran ladrillo en vez de cabeza, para acentuar lo testarudo que es.
  12. Van Gaal ha sido comparado con el dictador Benito Mussolini. Esto, gracias a que unas de las principales características del entrenador son su orden y su miedo a no poder controlarlo todo. Siempre es puntual, viste de traje en todos los partidos y porta la misma carpeta táctica y el mismo esfero.
  13. Cuando la hinchada del Manchester United temblaba de expectación con la llegada del colombiano Radamel Falcao, él ni se inmutó. En primer lugar, es muy meticuloso con los refuerzos que pide y Falcao no fue uno de ellos. Además, Van Gaal asegura que el Tigre no se entrega lo suficiente en los entrenamientos y que demuestra poco interés en aprender inglés de forma fluida. Esto lo irrita mucho. El entrenador considera que a Falcao le falta adaptarse al fútbol inglés.
  14. Parece que el técnico holandés no se la lleva bien con los brasileños. Cuando llegó al Barcelona en 1997, se peleó con Sonny Anderson, Giovanni y Rivaldo, quienes lo apodaron ‘Hitler’. Solo Rivaldo, de excelente nivel en ese momento, continuó con él unas temporadas más. 
  15. Zlatan Ibrahimovic tuvo una fuerte discusión con Van Gaal. Sucedió en 2004, cuando el holandés era el director deportivo del Ajax y el sueco apenas iniciaba su carrera esplendorosa como atacante. Resulta que Van Gaal se creía el técnico y obligaba a Ibrahimovic a escuchar sus indicaciones de cómo un delantero debe defender. Hasta que Zlatan le dijo: “Prefiero escuchar consejos de una leyenda como Van Basten (entonces entrenador de las divisiones menores del club), y no de un desconocido como Van Gaal”. Meses después, el delantero se fue a la Juventus de Italia.
  16. “Van Gaal me lastimó más que nadie en el mundo del fútbol”. La frase es del brasileño Lucio, campeón del mundo en 2002. Cuando el holandés llegó en 2009 a dirigir el Bayern Múnich, no tenía en sus planes al defensor, que llevaba cinco años en el club. “Nunca habló conmigo para comentarme que no estaba interesado en mis servicios. Me trató de forma irrespetuosa y no tuve otra opción que irme a otro equipo”.
  17. Van Gaal piensa que los entrenamientos son más importantes que los partidos. Este es, quizá, uno de los mandamientos más emblemáticos del holandés y, por eso mismo, muchas veces peleó con los jugadores que no se entrenaban en serio.
  18. Van Gaal y su compatriota Johan Cruyff no se hablan desde hace 26 años. De hecho se odian. Una de las razones es que Cruyff organizó una fiesta de Navidad de la que Van Gaal se fue temprano, luego de enterarse de que su hermana había muerto. El anfitrión nunca recibió las gracias y se molestó. Luego, en 2011, Van Gaal estaba por regresar a ser director deportivo del Ajax, pero Cruyff, miembro de la junta directiva del equipo, no estaba de acuerdo y decidió apelar la decisión. Van Gaal nunca volvió al Ajax.
  19. Pocos saben que gracias a Van Gaal el mundo del fútbol conoce La Masía, la famosa cantera del Barcelona. En 2000, antes de que saliera del club, soñaba con alinear un equipo lleno de canteranos. Por eso, hizo debutar en el primer equipo a unos tales Víctor Valdés, Carles Puyol, Xavi Hernández y Andrés Iniesta. Años después, su sueño se haría realidad.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.