¿Cuál fue el recorrido?

Cerca de 85 kilómetros. Desde las oficinas de SoHo hasta Sopó, ida y vuelta. La ida, por La Calera, y el regreso, por la autopista Norte, para probar diferentes rutas.

¿Cuánto tiempo la probamos?

Cerca de dos horas y media. Si tenemos en cuenta que el tráfico de Bogotá y sus alrededores puede ser pesado y que nos tomamos todo con calma para no dejar ningún detalle sin revisar, nos damos por bien servidos.

¿Cómo nos fue de ida?

La vía fue perfecta para probar una de las características más destacables de la CB190R: su desempeño en las curvas. Gracias al diseño deportivo, al punto de gravedad bajo y a los sistemas de suspensión, su comportamiento es impecable. Dan ganas de acostarla, como se dice en la jerga de los moteros. En ocasiones casi que olíamos el pavimento. En una carretera de dos carriles donde transitan carros, buses y camiones, también pusimos a prueba la aceleración y el sistema de frenado. Hay que decir que no es una supermáquina —tampoco fue concebida para que lo fuera—, pero es ligera y ágil, lo que hace que manejarla sea muy fácil. Por el estado de las vías, en Colombia hay que frenar mucho y arrancar sin previo aviso, y se puede decir que la CB190R responde al pelo en este sentido.

¿Cómo nos fue de vuelta?

Si la vía a La Calera es una sucesión de curvas, cuestas y descensos, la autopista Norte es recta y plana. Entre Sopó y Chía nos dieron ganas de correr en el plano. Y así lo hicimos. Volamos entre los carros y puede que hayamos rebasado el límite de velocidad —pero solo por el ejercicio periodístico—. Además nos llovió —más para bien que para mal—, lo que nos permitió poner a prueba el agarre. La verdad, notamos que las llantas se pegan al pavimento. Eso sí, la dicha se nos acabó apenas llegamos a Chía, ya que el trancón se prolongó hasta la 170. Allí, con paciencia y buen manejo de la caja, sorteamos obstáculos y le ganamos varios minutos al tráfico.

Cinco cosas que nos gustaron de la CB190R

1. La inyección

Honda es pionera en desarrollar la tecnología de inyección electrónica PGM-FI. Primero, la usó en la Fórmula 1, principal categoría de los deportes de velocidad; luego, aplicó el mismo principio en las motos de carrera, y ahora la implanta en esta moto de calle y carretera. Una de las muchas ventajas de tener un sistema de inyección electrónica es que se optimiza el consumo de combustible sin sacrificar la potencia ni el desempeño.

2. La eficiencia en las curvas

Esta Honda tiene un centro de gravedad bajo, lo que la hace fácil de maniobrar y pone lo suyo al coger las curvas. Es estable y se agarra muy bien al pavimento. Esto incita a querer acostarla lo más posible a la hora de girar.

3. La suspensión delantera

La CB190R es la única moto de su categoría con suspensión delantera invertida. No importa si no sabe qué significa esto; lo único que tiene que entender es que ayuda a mejorar el centro de gravedad y aumenta su maniobrabilidad.

4. La llanta trasera

Puede que usted no se fije en este detalle, pero es clave. Por ejemplo, al tener la llanta trasera un rin de 17 pulgadas y un ancho de 140 milímetros, la CB190R gana no solo en maniobrabilidad y agarre en las curvas, sino en seguridad, estabilidad y capacidad de frenado.

5. Los frenos

Trae discos de frenos lobulados. Para que entienda: al no ser circulares, permiten que la eficiencia al detenerse sea mayor. Ah, y no se calientan más de la cuenta, que es clave.

Honda CB190R

Cilindraje: 184,4 cc

Sistema de arranque: eléctrico

Transmisión: 5 velocidades

Precio: $8.990.000

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.