Como cualquier carro, viene con conector para cargar su teléfono, tableta, reproductor de música.

Parquearla es muy fácil: para, le pone freno de mano, la deja caer hacia adelante o hacia atrás y la deja apoyada en una especie de barra-parachoques.

El asiento es ajustable, por si usted es de los que comparten el vehículo con toda la familia.

Trae un amortiguador debajo del asiento que absorbe la vibración —de un hueco de nuestras calles, por ejemplo— para que ande muy suave.

Usa dos baterías, que se pueden recargar en cualquier enchufe de pared; tardan seis horas en quedar llenas.



¿Por qué una sola llanta?

La idea nació cuando el ingeniero mecánico Chris Hoffmann fue retado por su hija de 13 años: “¿Puedes hacer una moto de una sola rueda, como la que aparece en un videojuego?”. El hombre, primero, cortó su bicicleta y le hizo unos ajustes que no llevaron a nada. Luego, empezó a hacer experimentos con piezas propias. Hasta que, después de mucho tratar y de mucho innovar, llegó al resultado final: una moto de ficción.

16 es el número mágico de esta moto: alcanza 16 km/h (igual que un tipo común echándose un pique) y puede andar 16 kilómetros con la batería a tope.

118 kilos puede cargar esta moto. Mejor dicho, alcanza para mover a un colombiano de peso promedio —incluso algo pasado de kilos— con un maletín bien lleno. 


Precio: U$5295 (casi once millones de pesos)

Manejarla es muy fácil: para acelerar, tiene que echar el cuerpo hacia adelante; para bajarle a la velocidad, lo echa hacia atrás. Fresco, la moto tiene un sistema de equilibrio que evita que se incline demasiado y se dé un totazo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.