Amalia Rodríguez de González tiene 62 años y un corazón perezoso, que no bombea con la suficiente potencia para que su cuerpo funcione normalmente. Por eso, le dan calambres en las piernas y en los brazos, se fatiga constantemente, debe dormir con oxígeno y está muy limitada para hacer lo que más le gusta: cocinar.
Hace seis años, Amalia sufrió de cáncer de seno y como parte del tratamiento le suministraron un medicamento muy fuerte denominado Trastuzumab, que tiene, entre sus efectos secundarios, el riesgo de afectar el corazón. Con tan mala suerte que esa contingencia se hizo realidad en su caso, y ella, recién operada y con más de 20 quimioterapias y radioterapias encima, ahora tenía que soportar un corazón lesionado.

Al comienzo, la posibilidad de un trasplante no se le pasaba por la cabeza, pero cuando la falla cardiaca empezó a afectar su diario vivir, un cambio de corazón se convirtió en una necesidad. Por eso, desde agosto de este año hace parte de la lista de espera en la Clínica Colombia y ahora está en el primer renglón, es decir, el próximo corazón que llegue será para ella.

Inscríbase como donante en la página web www.ins.gov.co, haciendo clic en la pestaña “Obtener carné de donante”.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.