Este experimento periodístico necesitaba sobre todo que fuera fotográfico. Por eso en SoHo decidieron que lo mejor era que se lo echara al hombro un fotógrafo de modelos y por eso me invitaron. La idea, me dijeron, era comprobar si las mujeres que uno ve en las páginas web de prepagos son las mismas que llegan cuando uno llama. Entonces, nos sentamos a seleccionar a cuatro de las más bonitas y las citamos, con dos horas de diferencia cada una, en la mejor suite del Motel Babilonia de Bogotá.

Mi coartada era decirles que estoy trabajando en un proyecto artístico donde requería fotos eróticas que solo lograba capturar en mujeres como ellas. Lo más importante del asunto es que en ningún momento hablé de SoHo ni de mi trabajo como fotógrafo ni de este experimento.

Inicialmente, montamos todo un set de luces para lograr una fotografía idéntica a la del catálogo de internet, así la niña que llegara fuera otra. Pero cuando llegó la primera, se aterró de tal forma con el montaje de flashes que prácticamente salió despavorida. Entonces decidimos esconder las luces y tratar de convencerlas de que se dejaran hacer una fotografía. De todas formas las condiciones, la prevención de ellas y la falta de tiempo fueron apenas suficientes para hacer imágenes de registro, algo lejanas a las fotografías con la estética que me caracteriza.

El experimento resultó muy interesante porque cada una tiene cientos de historias. Pude comparar las fotos con ellas en persona, y aquí les comparto los resultados.

Página: www.hermosasescorts.co

Nombre: Mafe

Edad: 23 años

Tarifa: $300.000 por una hora

Qué pasó: Dijo que prefería hacer cualquier cosa antes que dejarse tomar fotos. Llamó a la agencia a quejarse y se fue.

¿Era o no era?: Media hora después de que llamé, me devolvieron la llamada para advertirme que Mafe se había pintado el pelo de negro. Insistí en que quería que llegara la de las fotos y me dijeron que me aseguraban que sí era. Evidentemente dijeron mentiras, pues la Mafe que llegó era mucho más morena, menos alta y más gordita que la de la foto, además se veía mucho menor.

Bonus: Antes de irse me dijo que le pagara los taxis pues venía desde Hayuelos. Cuando salió, muy desconfiada, olió el billete de 50.000 que le entregué.

Página: www.chicasvipbogota.com



Nombre: Marcela

Edad: 24 años

Tarifa: $250.000 por una hora

Qué pasó: Cuando llegó, al darme cuenta de que era diferente, le mostré la foto de la página y me respondió con mucha tranquilidad y amabilidad que sí era ella, que simplemente había ido a la peluquería a pintarse y encresparse el pelo.

¿Era o no era?: Definitivamente no, era una niña común y corriente sin pinta de prepago.

Bonus: Me dijo que era estudiante de una universidad, y lo parecía. Además me contó que vive al norte con su familia, en una zona de estrato alto y que tiene 20 años, aunque parecía menor. Me llamó la atención que dijo que le gustaría poner una agencia de escorts y que tenía un cierto nivel de conocimiento de los equipos fotográficos que yo estaba usando.

Página: www.chicasvipbogota.com



Nombre: Catalina

Edad: 23 años

Tarifa: $300.000 pero bajaron la tarifa a $250.000 por una hora

Qué pasó: Estaba nerviosa, desconfiada y de mal humor. Me dijo que afuera del motel la estaban esperando dos hombres que siempre están pendientes de ella. Llegó y se fue en el mismo taxi. Cuando le pedí que se dejara hacer las fotos, empezó a chatear por WhatsApp con la agencia y me llamaron inmediatamente a mi celular a cuestionarme por lo que pretendía hacer. Dije que estaba pagando por una hora y los convencí de que las fotos hacían parte del servicio, como si fuera una fantasía sexual, así yo no quisiera acostarme con ella. Tan pronto colgamos, Catalina recibió un mensaje a su celular y se fue al baño a cambiarse para empezar a hacer las fotos.

Era o no era: No era. Me pareció que hasta tenía una peluca. No se quiso quitar la ropa interior.

Bonus: Como estaba tan nerviosa, le dije que qué tenía de extraño dejarse tomar unas fotos si seguramente todo el tiempo le proponen cosas más extravagantes. Me respondió que es muy común que le pidan no solo disfrazarse sino meterse en el rol del personaje y que por ejemplo tiene un cliente frecuente que le pide que se vista como secretaria, la pone a llenar papeles y la va conquistando poco a poco hasta que se la lleva a la cama.

Página: www.escortsbogota.com.co



Nombre: Valeria

Edad: 20 años

Tarifa: $250.000 por una hora

Qué pasó: Cuando llamé me dijeron que me garantizaban que sí era ella, que podía compararla con la de las fotos. Y efectivamente, cuando llegó, ni tuve que hacerlo.

Era o no era: Definitivamente sí.

Bonus: Me contó que es muy común que las páginas web de prepagos en Colombia se roban fotos de portales similares de Argentina y Brasil. Además, que de los 250.000 pesos que yo le entregué al principio, tiene que dejar 100.000 en la agencia. Fue la más tranquila de todas, se dejó tomar las fotos sin ningún problema y hasta dejó que se le viera la cara. De hecho, cuando estábamos tomando las fotos me propuso que trabajara para ella como fotógrafo, que está montando una agencia de escorts. Sin duda fue la más amable de todas.

Agradecimientos

Motel Babilonia, carrera 7 n.° 188-57. Teléfono 6747339

Asistente de luces: Luis Alejandro Martínez

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.