No tenía más de 18 años cuando se dio cuenta de que estaba profundamente enamorado del cine de México, de su música, de Pedro Infante, de Antonio Aguilar, de Cantinflas. Y decidió dejar su natal Ibagué para volar a su tierra ´prometida´. Estaba en plena búsqueda de un futuro como futbolista, o tal vez como torero, cuando compró las primeras botellas de tequila de su vida y empezó a guardarlas porque sí. Hoy, medio siglo después, Alfonso González no es futbolista ni torero, pero tiene más de 2700 botellas que colecciona en Bogotá, en su propio restaurante, el Museo del Tequila.

El lugar, que alberga la tercera colección de botellas de tequila más grande del mundo, abrió las puertas hace poco más de diez años, y desde entonces él y su hijo Julián han viajado por los 32 estados mexicanos para traerse las recetas más autóctonas y las botellas más exóticas. Hay algunas de hace un siglo, otras de hueso, otras de madera y muchas que ellos consideran obras de arte invaluables.

La última buena nueva es que la embajada mexicana le acaba de entregar al viejo lindo y querido de Alfonso el prestigioso Reconocimiento México por promocionar y apoyar la cultura. Y si el propio país azteca —como dicen los comentaristas de fútbol— le hizo un homenaje, es señal de que toca pegarse una pasadita por el Museo. Acá van la dirección y el teléfono, para que no tenga excusas:


Ver mapa más grandeembed google map


Cra. 13A n.° 86A-18,
Teléfono: 2566614.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.