Ejército, guerilla, paramilitares, narcoguerrilla, paraguerilla, son nombres. No dicen nada, no encarnan ningún dolor, no explican por qué un soso chisme puede terminar en un ajuste de cuentas, por qué hombres que han compartido más de la mitad de sus vidas se traicionan de la forma más vil y mucho menos dejan saber quién barre los casquillos y arregla las matas después de una toma o una bomba. ¿Y entonces dónde encontrar pistas sobre lo que pasa? La guerra la hacen y la sufren las personas. Hay que desenterrar sus historias mínimas para intentar entender por qué esta guerra nos supera. Hace mucho tiempo Colombia fue un país de poetas y gramáticos. Hoy es un país de cronistas de guerra (quizás a causa de algunos de esos poetas y gramáticos). Juanita León demuestra con este libro de crónicas que tiene el corazón preparado para contar esas historias con agudeza.
Juanita León
Aguilar
326 páginas

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.