SoHo se dio a la tarea de resolver muchas de esas preguntas que con frecuencia a usted se le han  pasado por la cabeza, vea esta selección de los experimentos más famosos publicados en nuestra revista.
 
¿Qué mito le gustaría que compruebe SoHo? ¿A qué nuevo experimento nos reta?
 
Comprobación de tres mitos domésticos
Abundan por todas partes las creencias de que las enfermedades se pueden curar con elementos caseros, que no hay que meterse a la piscina después de comer ni abrir la nevera después de planchar. Esto fue lo que le pasó a nuestro ratón de laboratorio, Felipe Martínez.
 
¿Son como los pintan?
SoHo revisó las etiquetas de diferentes alimentos precocidos y se dio a comparar las fotos de esos productos con su verdadero contenido. Preparamos y servimos cada una de las comidas según las instrucciones que venían en los empaques, y estos fueron los resultados.
 
¿Cuánto vale cartagena para tres turistas?
En ninguna ciudad del país como en Cartagena aplica más la tarifa SM, es decir, "Según Marrano". SoHo recorrió la ciudad con un costeño, un cachaco y un francés para ver qué tanto varían los precios en la ciudad más turística de Colombia.
 

¿Qué pasa si uno no paga la cuenta?
¿Qué tan cierto es que si uno no paga en un restaurante lo ponen a lavar platos? Felipe Martínez, de SoHo, estuvo comiendo en cuatro restaurantes y dijo que no tenía cómo pagar. Esto fue lo que le ocurrió.
 
¿Cuántas papas de más hay cuando se piden agrandadas?
SoHo se dio a la tarea de contar cuántas papas fritas vienen cuando en un sitio de comidas rápidas se piden “agrandadas”. Sabemos que el resultado no siempre será igual, pero cuando se hizo el experimento en seis restaurantes el mismo día, esto fue lo que pasó.
 
¡Señor, me dio más vueltas!
El zar anticorrupción, Óscar Ortiz, se hizo pasar por un vendedor ambulante en el parque de la 93. Su misión fue entregar vueltas de más para ver cuánta gente devolvía el dinero. Una prueba para medir honradez.
 
¿En qué barra se levanta más?
Una periodista de SoHo recorrió cinco de los mejores sitios para rumbear en Bogotá, se sentó en la barra y se puso a esperar a que le cayeran. Siempre a la misma hora y por el mismo tiempo: de once de la noche a una de la mañana. Tome nota por si está en plan de levante.
 
Síganos en nuestro Twitter @LaRevistaSoHo con el hashtag #experimentoSoHo
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.