Vamos una por una, de la décima a la primera, por las mejores películas que se han hecho sobre los Juegos Olímpicos en la breve historia del cine. No es fácil hallarlas.

10.
Personal Best (1982), del literario Robert Towne, recuerda que todos esos atletas que vemos en las pantallas durante las transmisiones de los Olímpicos han llegado hasta allá en medio de un drama que tenía que resolverse de esa manera: en competencia.

9.
El campeón olímpico (1942)
, hecha en los mejores tiempos de Walt Disney, no debería andar refundida de esa manera, pues no solo hace reír mientras sigue a Tribilín en unos Juegos Olímpicos, sino que es una joya de la animación de aquella época.

8.
La historia de Jesse Owens (1984), producida para televisión, sigue al atleta norteamericano que le probó a Hitler que su teoría de la superioridad de la raza aria no tenía pies ni cabeza.

7.
El farsante (2005), una comedia negra estrenada en pocos países hace menos de una década, cuenta la historia de un tipo inescrupuloso (ni más ni menos que el Johnny Knoxville de la serie de MTV Jackass) que entra en los Olímpicos Especiales con la idea de que le será fácil vencer a los inocentes competidores.

6.
Sin límites (1998), la triste biografía del atleta norteamericano Steve Prefontaine, nos lleva desde las pistas de Oregon hasta los podios de los Juegos Olímpicos de Múnich con el tono siempre distante pero inteligente del guionista metido a director Robert Towne.

5.
Jamaica bajo cero (1993), una narración hecha para los domingos en la tarde, en un principio parece una producción desechable de Disney, pero es una aventura memorable, divertida, conmovedora, protagonizada por el fallecido John Candy.

4.
El milagro (2004), que cuenta la historia de cómo el jugador retirado Herb Brooks se convirtió en el entrenador que llevó al equipo de hockey de Estados Unidos a vencer al invencible grupo ruso, es un largometraje que en verdad vale la pena.

3.
Million dollar legs (1932), una sátira corta e invisible estrenada hace 80 años, cuenta la historia absurda de un pequeño país —comandado por nadie más, nadie menos que W.C. Fields— que trata de entrar en las Olimpiadas para salvarse de la inminente bancarrota.

2.
Carros de fuego (1981),
con la maravillosa música de Vangelis —que muy pronto fue reducida a cortinilla de fondo de comerciales de cualquier cosa—, cuenta el relato verdadero de dos atletas ingleses enfrentados en las Olimpiadas de 1924.

1.
Múnich (2005), el clásico reciente dirigido por Steven Spielberg, no es, propiamente, una historia sobre la Olimpiadas, pero que este sea un pretexto para ver una gran película de estos años, para darse cuenta de que lo que se ha filmado sobre los Juegos no está entre lo mejor que se ha filmado en la vida, para recordar que en Múnich se quebró el sentido de estas competencias: el de probar que de tanto en tanto, el mundo no está en guerra.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.