Los pájaros más elegantes del mundo lo son tanto que prefirieron no volar para no correr el riesgo de despeinarse. Escogieron el agua, de la que salen cada año para marchar 100 km en busca de un lugar donde tener y alimentar a sus crías. Hasta ahí, una típica historia de reproducción natural para ver, en piyama, a las 9:00 p.m., en Animal Planet. Pero no. Lo que Luc Jacquet y su equipo lograron fue un documento repleto de calidez en medio de los hielos perpetuos. Y también, ponernos a dudar sobre los límites que separan al instinto del amor. Antes de ver el documental, uno pensaría que nada diferente al instinto hace que, cada año, los pingüinos recorran hasta tres veces 100 km de hielo, se expongan a la crudeza del invierno, se enfrenten a los depredadores y pasen hasta cuatro meses sin probar bocado. Después de verlo, no se duda de la ciencia y sus teorías sobre el instinto animal, sino de uno mismo. La tentación de encontrar desapego, sacrificio y amor en cada paso de estos animales es grande. Solo 100 km separan la esencia animal de los pingüinos de un concepto tan delicado como "humanidad". Y, ojo: ellos los recorren desde que el mundo es mundo y mucho antes de que el hombre fuera la bestia que es.
LA MARCHA DE
LOS PINGÜINOS
ZONA: 1
AUD.: ESP., ING.,
SUBT.: ESP., ING., FRA.
FORUM DISCOS Y LIBROS

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.