Si se le ocurre orinar en una pared de San Francisco (Estados Unidos) podría llevarse una desagradable sorpresa; la agencia de obra pública de esa ciudad está probando una nueva pintura que repele la orina en las paredes. En lugar de derramarse, el líquido rebota hacia la persona que orina, alcanzando sus pantalones

o zapatos.

 

La pintura se llamada Ultra-Ever Dry y se ha probado en una decena de paredes en zonas cercanas a bares y barrios en los que transitan habitantes de calle. También ha sido usada por el grupo comunitario IG St Pauli de Hamburgo (Alemania) en un popular barrio de discotecas visitado por 20 millones de turistas al año, quienes usan con frecuencia las paredes como baños públicos. 

Esta pintura crea una barrera de aire en frente de la superficie, la cual repele completamente casi cualquier líquido, según sus fabricantes. 


Los orines en el espacio público son un problema crónico en esta ciudad, donde las multas pueden alcanzar hasta los trecientos mil pesos. 


Otra ciudad que se enfrenta a esta desagradable práctica, en especial porque recibe muchos turistas, es Barcelona, donde los orines en la calle le cuesta a la ciudad más de dos millones de euros al año.

En Bogotá las multas por orinar en la calle pueden llegar hasta los dos millones y medio de pesos.




*Con información de www.bbc.com   

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.