Argentina hoy en día se ha convertido en uno de los referentes más importantes en el mundo vinícola, pero en un pasado más bien cercano en nuestro país brillaba por su ausencia. En el ámbito mundial la realidad no era muy distinta. A raíz de la crisis, los argentinos se dieron cuenta del real potencial que tienen en sus terroirs aptos para producir excelentes vinos. Además, poseen una particularidad de que uvas desdeñadas en otras latitudes aquí logran condiciones inmejorables de desarrollo. Pero tuvieron que cambiar calidad por cantidad, pasaron de ser uno de los más grandes consumidores, para convertirse en un productor importante y un exportador que cada día logra mayor connotación en el mundo. Sus uvas, entre ellas la emblemática Malbec, que en este país ha logrado su más alto desarrollo, se ha convertido desde mi punto de vista en la más colombiana de las uvas tintas, por ser muy amable, dulzona y ahumada, apenas para nuestras carnes.

Además, hoy en día están llegando al país muestras gastronómicas argentinas como sus muy reconocidas carnes maduradas de raza Angus, las cuales tienen una terneza y sabor inigualables, así como otras carnes exóticas, sus deliciosos alfajores, y delicatessen que, día a día, han ido poblando las estanterías de las grandes cadenas, sobre todo aquellas reconocidas por su cercanía al concepto gourmet. Contar con venado, jabalí y faisán, es muy complicado para un país como el nuestro en el que esas especies no se desarrollan y una importación europea se sale de cualquier presupuesto normal. La alternativa la estamos encontrando en estos productos argentinos de excelente calidad que si bien no son "regalados", podemos encontrarlos con precios dignos de darle una sorpresa a nuestra pareja. Por eso la invitación de la columna anterior, en la cual propongo llevar a dos de ustedes a que conozcan estos interesantes desarrollos gastronómicos argentinos, a que estén en la mitad de un viñedo y aprendan y comprendan toda la magia que puede enseñar toda esta cultura vinícola.

Al margen debo hacer la salvedad de que la columna La nueva meca gastronómica no la escribí con el ánimo de destruir, ni de hablar mal de algunas zonas o ciudades. Mi comentario buscaba generar conciencia, incluso, en los dueños de los restaurantes. Pero mi principal exhortación va dirigida a los consumidores, que si bien deben volverse más exigentes y pedir que los restaurantes logren mayores estándares de calidad, también deben acompañar los procesos, deben ser más dinámicos. Si consideran que los restaurantes son costosos, comuníquenlo. Las críticas y los comentarios deben hacerse porque es la única manera de que el sector pueda crecer.

Saludos muy especiales y a ver quién se gana el viaje.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.