Cada año el mundo se vuelca a este evento que reúne lo más selecto del séptimo arte. No importa el país; la expectativa ya está creada y nadie quiere quedarse sin saber el final.

Para los actores de cine, es un importante escenario para exponerse frente a los representantes de la industria y los grandes medios; para los nominados es un momento crucial para catapultarse dentro de este exigente gremio; para los ganadores es su pasaporte de acceso a una larga lista de contratos en los siguientes años.

Para los medios, es la gran oportunidad de aumentar esos puntos de rating que necesitan para estabilizarse frente a la competencia; y para nosotros, los espectadores, es una noche de entretenimiento, de crítica medianamente destructiva (especialmente cuando, según nosotros, el Oscar se lo lleva quien no se lo merece), de expectativa, de placer (hay quienes en verdad disfrutan del cine y saben cómo apreciarlo) y de programación.

¿Por qué de programación? Primero, así haya otras opciones ‘televisivas‘, este evento causa mucha curiosidad dado el grandioso despliegue previo en todos los medios y es el tema de conversación el día siguiente en la oficina y en la universidad; si usted no sabe nada acerca de lo que están hablando, automáticamente queda excluido de la conversación. Y segundo, casi siempre las películas que se llevan el Oscar son las que ‘llenan‘ las salas de cine los siguientes días; aquellos que aún no han visto las películas ganadoras dicen: "Si se llevaron el Oscar, hay que verla". Somos algo predecibles.

En todo caso, si usted tuvo o no tiempo de ver la entrega de los Premios Oscar 2013, este especial le va a interesar. Véalo aquí.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.