1. La sinceridad de la gente que agradece a Noxpirín y la transparencia de los testimonios sobre Reduce Fat-Fast en los que se evita la palabra “dieta” (incluido Jorge Hané, abriéndose el saco frente a la cámara para demostrar que está “saludable”).

2. Las mamás que dan picos en la cola a los niños, en los comerciales de pañales, justo después de limpiarles toneladas de caca a los angelitos.

3. La forma hollywoodesca en que se astillan la cadera las señoras de edad en los comerciales de suplementos de calcio.

4. Los agripados que milagrosamente se mejoran de la peste mientras van en el avión o en el metro (de Medellín… ¿cuál otro), justo después de tomar una pastilla prodigiosa.

5. Ana María jurándonos que con una botella de Salvo lavó platos como para darle la vuelta a las murallas de Cartagena.

6. La crema francesa que levanta las nalgas de las mujeres como si les instalaran a ellas un “gato” entre las carnes.

7. Que los protagonistas de los comerciales que visten como doctores, sean doctores (y, si realmente son médicos, ¡peor!).

8. Eso de que las fajas son ahora parte de la vida cotidiana de todo el mundo. Sobre todo si vienen untadas de yeso y ponen a la gente a sudar como maratonista etíope.

9. Que los colombianos hayamos pasado de pedir un cojín de champú en la droguería a un refinado sachet.

10. La gente que derrocha felicidad en las propagandas de entidades bancarias. Pura ciencia ficción… pero clase B.

11. Que todos los platos de la gastronomía colombiana queden mejor si uno les echa Ricostilla.

12. El rollo de Cristianos por una sonrisa de que solo cobran los materiales para arreglarles los dientes a los parroquianos.

13. La frescura (y dimensiones) de las hamburguesas y sánduches que brillan desde las pantallas de televisión.

14. La precisión de los relojes en los avisos de las revistas: todos, sin importar la marca, están siempre señalando las 10:08, 10:09 o, como máximo, las 10:10.

15. Esa capacidad increíble de la actriz María Elena Döehring de rejuvenecer para propagandas de cremas de televisión. En cualquier momento podríamos verla anunciando pañales: los suyos.

16. Todo lo que se diga sobre el trillado Omega 3. Ni hablemos de las propiedades del noni.

17. Que se pueda preparar en casa una receta con carnes que un chef presenta al público en 30 segundos de televisión.

18. Una clásica que hemos comentado todos desde hace años: que la sangre de las mujeres sea azul en los comerciales de toallas sanitarias.

19. Que un aparato para abdominales, cuyo fundamental atractivo es doblarse para guardarse debajo de la cama, esculpa en un gordo fofo como yo un abdomen de Charles Atlas en 25 días.

20. Que la publicidad de productos para combatir las hemorroides tenga un mínimo grado de tacto… ¿tacto rectal?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.