El tiempo es oro. y acero, aire, plástico o diamantes. Usted decide. Puede ignorar su curso, mantener sus muñecas libres de ataduras y llegar siempre tarde. Puede tomarlo deportivamente y comprar un cronómetro, o puede valorarlo como a una joya y contabilizarlo con relojes de nobles metales. Lo único que no puede hacer es detenerlo.
Por eso la casa relojera Baume & Mercier desde hace más de un siglo, sin descanso, trabaja, valga la redundancia, con la habilidad de un joyero, y la creatividad de los mejores diseñadores. Han pasado diez años desde que lanzaron su última serie, inspirada en la playa, el mar, las dunas de arena, la frondosa vegetación y las casas de madera y piedra de Hampton, un lugar único, situado en Long Island, donde los neoyorquinos pasan los fines de semana.
Primero sacaron al mercado su línea de relojes cuadrados Hampton Classic, luego los Hampton Milleis con curvaturas, después los Hampton Spirit, inspirados en las pantallas mediáticas y, por último, los Hampton City con un nuevo aire metropolitano (con precios que van desde los US$ 986 hasta los US$ 2.099). Todos ofrecen una estética elegante y un estilo entre clásico y moderno. Los hay con pulseras de cuero de cocodrilo color café o negro, elaborados en acero, oro blanco o amarillo y hasta con incrustaciones de diamantes.
Si usted es de los que sueñan con trabajar en las oficinas más altas de Nueva York y salir los fines de semana a descansar en Long Island podrá empezar comprando un Hampton de oro, uno de acero o uno con más de 35 diamantes incrustados, caso en el cual ya debe ser dueño de un chalet en el Mediterráneo. Usted decide.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.