Guero
BECK
UNIVERSAL


Beck Hansen está a cinco pasos de convertirse en cuarentón. Se nota. Guero, que en adelante escribiremos Güero (como es) nos presenta a un Beck que ha decidido ponerle orden al irresistible collage sonoro que creó en álbumes memorables como Odelay y Mellow gold. Y no es que haya perdido riqueza ese pandemónium auditivo que tejió con audacia y, claro, electrónica, sino que parece estar ahora comulgando con cierto "método" de características bien especiales: no hay canción excesivamente recargada con recursos artificiales, las voces se escuchan claramente y, en general, salvo un par de licencias, las letras son, ¿cómo decirlo?. muy puestas en su sitio. La crítica ha dicho que se nota la mano de los Dust Brothers (Mike Simpson y John King), quienes coproducen el álbum con Beck y habían sido fundamentales en las sesiones del ya clásico Odelay.
Güero es un trabajo con piezas perfectamente delimitadas unas de otras, digeribles (ojo: nunca excesivamente cercanas al pop) y para nada lejanas del sutil reciclaje made in Beck (en Scarecrow uno espera por momentos que cante Michael Jackson y hay samplers confirmados de Beastie Boys, Vinicius de Moraes, The Temptations y Slave).
Habría sido una herejía decirlo en los noventas, pero hoy, en la cabeza y el disco de Beck, y es un elogio, todo está en su sitio.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.