Raro que cuatro tipos cuarentones y uruguayos llamen la atención de la gente. Es raro. Muy raro. Y raro que lo primero que uno oiga en su álbum Raro sea "Mamá compró y se le rompió el forro del que nací yo. La plata no pudo juntar y el embarazo cancelar". Raro, ¿no? Sin perreo, sin tetas, sin curvas untadas de grasa y sin Wyclef Jean, sin… ¿gracia?

El Cuarteto de Nos es el consuelo de quienes extrañan a Los Prisioneros de Chile; un rock social repleto de humor negro que tiene la virtud adicional de escapar a las poderosas fuerzas gravitacionales del mamertismo. Roberto Musso es el padre de todas las letras, que sí son letras y que sí se sostienen, como ya no pasa en otros discos, sin música. Dice Musso que "alegría y tristeza es lo mismo para mí, que no me interesa sentir porque en el ángulo de la vida yo he decidido ser la bisectriz" y se pregunta "¿por qué lo prohibido para mí es mejor, pero después me hace sentir peor?". No habla en serio, por supuesto… ¿o sí?

El Cuarteto de Nos es raro (quizás no tanto si se tienen en casa discos de, por ejemplo, Molotov) porque siempre es raro que algo hecho sin mayores ambiciones comerciales termine pasando de mano en mano y de oído en oído. Raro por donde se le mire. Échele una mirada a la foto. ¿No parecen cuatro vejetes desadaptados posando con originalidad forzada? Raro verlos en SoHo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.