Cable: Life’s Too Short: El inglés Ricky Gervais es un comediante genial: el mundo está lleno de pruebas de su humor malévolo. Pero, como prueban su película La invención de la mentira (2009) o su tercera aparición como maestro de ceremonias de la entrega de los Globos de Oro, está lejos de ser un comediante infalible. Life’s Too Short, su nueva comedia de situaciones en la línea de The Office, Extras y The Ricky Gervais Show (aquellas sátiras dolorosas producidas en estos últimos diez años por la BBC o por HBO), tiene a la vista todas sus marcas de estilo: una cadena de situaciones graciosas que, porque en el fondo son terribles, porque en la superficie son sumamente incómodas, van deprimiendo poco a poco al espectador; un puñado de personajes insoportables, con delirio de grandeza, que sin embargo a la larga resultan conmovedores; y una tendencia a convertirlo todo en un documental sobre el narcisismo que gobierna la sociedad de comienzos del siglo XXI. Life’s Too Short es, pues, una comedia de Gervais: políticamente incorrecta, agotadora, empeñada en recrear la irrepetible magia del Curb Your Enthusiasm, de Larry David. Cuenta, de forma descarnada, a manera de falso reality show, la vida de Warwick Davis: el actor enano, nacido en Inglaterra, que protagonizó El regreso del Jedi (1983), Willow (1988) y Leprechaun (1993). Gervais y Stephen Merchant retoman sus papeles de Extras. Desfila, por la serie, una manada de estrellas de cine. Y uno se ríe, cómo no, porque Gervais sabe lo que hace. Pero no se ríe tanto como antes porque, igual que en la ceremonia de los Globos, igual que en La invención de la mentira, siente que ha visto todo eso antes. Y que la vez pasada fue mucho mejor.

TV ABIERTA: DEFENSOR DEL ESPECTADOR

Don Chinche 

Qué alivio que hayan estado dando Don Chinche en Señal Colombia. Qué paz. Porque, después de 15 años de canales privados (en los que, no seamos injustos, también ha habido buenos momentos: Hombres, La madre, Betty la fea), ver Don Chinche de nuevo es tener una prueba de que la época en que la televisión colombiana era buena no fue solo un sueño. Vale la pena sentarse un domingo a ver las aventuras de aquel mecánico bogotano que es testigo de toda Colombia en su barrio: los personajes que rodean al protagonista, Eutimio Pastrana Polanía, la señorita Elvia, Rosalbita, don Joaquito, doña Bertica, el doctor Pardito, doña Dorisita, hacen parte de una comedia de situaciones que no copia modelos, que no trata de ser Lazos familiares ni Quién manda a quién, que reinventa el género desde esa Bogotá que comenzaba a ser una ciudad en donde cabía el país entero. Sentarse a ver Don Chinche un domingo no es nostalgia sino sentido común: un gesto de supervivencia. Y es descubrir lo absurdo que es —lo mucho que prueba lo poco que nos interesa acá tener memoria— que nadie haya tratado de sacar la serie en DVD. 

Internet 

Papás crueles


Primera búsqueda

David después del dentista:

El pobre niño recién salido de una operación con anestesia pregunta “¿esto es la vida real?”, grita como un pequeño demente, sospecha que la vida será desde ahora ese terrible sueño pesado, mientras sus papás, desalmados, lo filman para que nosotros nos burlemos de él un día de estos a las dos de la mañana. 


Segunda búsqueda 

Niña de cuatro años enamorada: 

Tiene algo de tortura esta minientrevista a una niña de cuatro años que ha comenzado a entender que el amor que siente por uno de sus profesores es un amor imposible: ¿qué tipo de papá se ríe de semejante tragedia, ¿qué tipo de papá lo publica en YouTube?

Tercera búsqueda

Christmas Wii Excitement:

Finalmente, de las bodegas de alguna familia sin sentido del ridículo viene este vergonzoso video en el que el hijo mayor pierde la cabeza cuando descubre que su regalo de Navidad es un Wii: nótese, hacia el final, el momento en el que un bebé demuestra que es el sensato de la casa.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.