“Bond, James Bond” es una de esas frases célebres del cine que usted se sabe de memoria, aunque no se haya visto ni la primera película de la saga del agente 007. De eso justamente se trata el efecto del mundialmente famoso espía Bond, un personaje de ficción al que no le ha pasado su cuarto de hora. En sus 53 taquilleros años, seis diferentes actores han asumido el rol: Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton, Pierce Brosnan y, por último, Daniel Craig, quien ya completa su cuarta entrega. A la fecha se han realizado 24 películas, la primera fue Dr. No (1962) y la última, Spectre, que un par de días después de su estreno ya contaba con la nada despreciable cifra de 80 millones de dólares recaudados en taquilla.


La cinta, dirigida por Sam Mendes y distribuida por MGM, ha sido un éxito rotundo de entrada. Y a eso le apuntaban los productores, que armaron una megaproducción que costó alrededor de 300 millones de dólares y se convirtió en la tercera película más costosa de la historia, detrás de Avatar y Piratas del Caribe: en el fin del mundo. 


Esta vez, la trama, inspirada en las novelas del escritor Ian Fleming, busca revelar secretos del pasado de Bond, pues narra los detalles de su primer encuentro con la organización criminal Spectre. En esta oportunidad, James le monta una dura persecución al líder de todos sus antiguos enemigos: Ernst Stavro. Mientras, forma una alianza con Madeleine (Léa Seydoux), hija de su antiguo némesis, Mr. White, para revelar los secretos de Spectre e ir atando cabos sueltos de las entregas pasadas. La cinta tiene acción, romance (se enamora de la viuda Lucía Sciarra, la espectacular Mónica Bellucci en la vida real) y suspenso… al mejor estilo de Bond, James Bond.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.