Dice que es de Palestina, pero de Palestina, Caldas. En realidad nació muy cerca, en Santa Rosa de Cabal. No tiene familiares árabes y su nombre viene de un cura que se negó a bautizarlo Giovanni porque le parecía un nombre de perro.

Llegó a Bogotá hace 30 años y lo primero que hizo fue entrar a un restaurante que tenía un aviso de vacante: el mismísimo El Khalifa del centro. El dueño, que sí era árabe, lo confundió con un paisano. Cuando por fin lograron comunicarse, le pidió que se quedara, lo disfrazó con una hattah (un pañuelo árabe de cuadros, como el que usaba Yasir Arafat en la cabeza) y lo mandó a traer clientes.

Desde entonces, el árabe Cedel ha tenido un éxito descomunal. Tanto que hasta protagonizó, hace dos años, un comercial del Mundial de Fútbol Sub-20 de Turquía. También apareció, por allá en 2003, en El último grito, un programa de humor que tenía Jeringa en Caracol.

Cedel creció católico, pero acompaña con frecuencia a su jefe, el mismo de hace tres décadas, a rezar a la mezquita. Es el consentido del negocio y, aunque tiene 68 años y ya está pensionado, no piensa retirarse. En El Khalifa trabaja como anfitrión, mesero y hasta domiciliario. Así que no se sorprenda si algún día pide comida árabe y le llega Cedel Cardona, con todo y su hattah. El Khalifa

Por si quiere conocer a Cedel, o comer un buen plato árabe:

Dirección: Carrera 11 n.° 88-46

Teléfonos: 2361374- 2574846

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.