Todo un rollo:

Son los duros del sushi, por algo sacan más de 120 rollos en una noche movida. Usted puede escoger entre 72 variedades, así que tómese su tiempo. Hay makis, sashimis, nigiris y muchos más de esos bocados japoneses impronunciables. Los puede pedir tempura, vegetarianos, de mariscos, de diferentes pescados… pero, ojo, de pescados que no estén en vías de extinción, pues en Osaki están comprometidos con la pesca artesanal, la ganadería digna y la agricultura orgánica. No se le ocurra irse sin probar el tartare fish, que trae palmito de cangrejo sellado con atún, salmón y aguacate.

Se roba el show:

La sopa Ramen —preparada con fideos orientales, caldo de miso (frijol de soya), cebolla japonesa y raíces chinas— es famosa. Y un dato para que se descreste: se hace exactamente con los mismos fideos que usan en los diez restaurantes orientales mejor ranqueados de Estados Unidos.

Patos al agua:

El pato al horno es de no creer. Trae arroz de sushi y hierbas, y se sirve con unas tortillas de mandarina y limonaria. Eso sí, le toca reservarlo con dos días de anticipación, porque lo maridan en soya y miel durante 48 horas. Ideal para descrestar y para compartir, pues es para unas cuatro personas con buen apetito. (Precio: $240.000)

Brindemos por ellas:

En Osaki le ofrecen vinos tintos, blancos, rosados y espumosos… y el más caro es de $130.000. Aproveche y pida uno, que en la nueva carta le recomiendan cuál tomarse con cada plato. Y si no está para vino, pida un coctel, como el Mango Gin, preparado con una infusión de mango en ginebra y syrup de jengibre. (Precios de los cocteles: entre $15.900 y $22.000)Cambio de imagen:

Ahora predominan los asientos de madera tallada, las paredes de ladrillo y los cojines de cuero. Mejor dicho, está más engallado, pero sin ser pretencioso. Cuando lo conozca, se dará cuenta de que dan ganas de sentarse a tapear, a beber, cerrar negocios o para sacar a la que le gusta en una primera cita sin que se le espante. El de Rosales también quedó de lujo, el turno siguiente es para los clásicos de la 93 y de Usaquén.

El nuevo elenco:

No se asuste, en la carta siguen los platos típicos, por los que siempre vuelve, como los pad thai de mar. Pero le recomendamos que se salga del molde y pida alguno de los nuevos. ¿Quiere que le recomendemos? Váyase por la salchicha thai artesanal, los tacos de lechuga con laab de cerdo o el bowl callejero, que usted mismo arma con los toppings, las salsas, las proteínas y las verduras que quiera. (Precio del bowl, entre $23.300 y $29.000)

Dónde: Cra. 11A n.° 89-10, en la plazoleta del Hotel EK

Cuándo: De lunes a jueves, de 12:00 m. a 11:00 p.m. Viernes y sábado, hasta las 12 p.m. Y domingo, hasta las 10:00 p.m.

Reservas: 6447766

Domicilios: 6447777

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.