La casa

El Caracol Azul queda en una vieja casa del barrio Rosales que ahora está toda pintada de —sí, adivinó— azul. Tiene una terraza rodeada de jardines y árboles, con un ambiente perfecto para unos tragos tardeados. Pero si quiere simplemente ir a comer, y no al aire libre, sepa que puede sentarse en el salón principal, que tiene un toque más formal.

Primera parada

Después de cumplir 40 años en Guayaquil, los dueños de El Caracol Azul por fin decidieron expandir la franquicia y abrir un segundo punto, en Bogotá. La carta es la misma, y el equipo lo lidera el chef peruano Berardo Lucero, quien estuvo al mando de la cocina de Guayaquil durante 20 años. Todo lo hacen en casa, incluidos los postres, y solo utilizan pescadería fresca.

Tomate alguito…

La idea es que, además de comer sabroso, usted también se tome un trago. Le recomendamos los gin tonics, preparados con hierbabuena, pimienta o flor de Jamaica. La música de fondo, que ponen DJ invitados, es electrónica suave y deep house, perfecta para relajarse.

Aliste la billetera

Platos fuertes, desde $32.000 hasta $95.500 (eso cuesta la langosta); cocteles, entre $25.000 y $32.000.

El plato campeón

De primerazo pida los langostinos rellenos de pimentones asados con una especie de crema cítrica, una absoluta delicia. Luego, váyase por el pulpo a la gallega; es del Pacífico, su preparación toma casi dos horas y lo sirven con una salsa a base de paprika. La carta le ofrece también cangrejo gratinado, ceviche peruano, pescados frescos y colas de langosta. Si no come nada de mar, no se espante, también hay pollo, carne y opciones vegetarianas.

Dónde queda: Cl. 74 N.° 5-12 (barrio Rosales) / Horarios: de Martes a sábado, entre las 12:00 m. y la 1:00 a.m. Domingos, de 12:00 m. a 5:00 p.m. / Para reservar: Llame al 4673146


PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.