1. Cuando usted comete un error, su jefe…

a) Lo corrige.

b) Le mete un puño al escritorio que hace vibrar los pocillos de tinto.

2. Su jefe pidió que a usted le cambiaran…

a) La oficina, por una más grande y con baño.

b) El computador, por una máquina de escribir de teclas blancas y el celular, por un beeper.

3. Si usted se ríe muy duro, su jefe…

a) Le dice “venga, cuente el chiste”.

b) Sale de la oficina, lo mira fijamente hasta que usted cambia de actitud y vuelve a trabajar.

4. Cuando le preguntó si la convención de ventas al fin iba a ser en Barú, él le dijo:

a) “Averiguo y le cuento”.

b) “¿Será que usted todavía nos estará acompañando en esa época?”.

5. Después de entregar ese proyecto en el que usted trabajó tres meses, su jefe…

a) Recibió el feedback de Nueva York y le contó lo que quieren los gringos.

b) Recibió hojas de vida de gente que hace exactamente lo mismo que usted.

6. Cuando usted se demora en entregar algo, su jefe le dice:

a) “¿Cómo vamos? ¿Ya casi?”.

b) No dice; se le para en silencio detrás para ver lo que está escribiendo en el computador y si usted le pregunta algo, se va

sin responder.

7. Por orden de su jefe…

a) Repartieron las nuevas tarjetas corporativas a todos los empleados con el nuevo logo de la empresa.

b) Le dijeron que usted primero tenía que acabarse las viejitas y luego miraban a ver si de pronto le mandaban a hacer unas nuevas.

8. Si usted le dice a su jefe “deme un minuto”, él responde:

a) “Hágale, fresco”.

b) Mira la ventana, puja y levanta una ceja.

9. Cuando le pidió autorización para que le asignaran un parqueadero, le respondió:

a) “Aprobado”.

b) “Véngase en bus”.

10. Cuando usted expuso un plan de contingencia para el tercer trimestre, su jefe…

a) Le hizo dos observaciones y lo felicitó por la iniciativa.

b) Miró el celular todo el tiempo, se paró a contestar una llamada y no volvió.

11. La última conversación por

WhatsApp con su jefe fue:

a) Viernes 5:49 p.m. Listo, gracias!

Que descanse, buen fin de semana.

b) Domingo 4:02 p.m. ¿Le falta mucho para mandarme ese correo?

Domingo 4:34 p.m. Aquí sigo pendiente.

Domingo 4:41 p.m. ¿Le quedó grande?

12. Ayer, cuando usted volvió de almorzar, su jefe le dijo:

a) “No me esperó y me tocó pedir domicilio. Almorcé aquí solo”.

b) “Siempre que venga de almorzar ábrame las ventanas, socio, que esta oficina queda oliendo a corrientazo”.

13. Si usted pide vacaciones, su jefe…

a) Pasa por su oficina el día antes de que se vaya y le dice: “Si por allá en México de casualidad se le enreda una botella de tequilita, no me le pongo bravo”.

b) Lo llama en la mitad de las vacaciones para decirle: “¿Dónde dejó la carpeta de prepuestos? ¿Será que se acuerda? Porque noto que anda medio borracho”.

14. Con respecto al poco dominio que tiene usted de la lengua anglosajona, su jefe…

a) Peleó para que la empresa le pague absolutamente todos los cursos de inglés que necesita para que pueda seguir ascendiendo.

b) Habla en inglés cuando no quiere que usted sepa lo que él piensa.

15. Cuando su jefe lo necesita…

a) Dice en voz alta su nombre o su apellido.

b) Le grita: “Chief!”.

16. Cuando su jefe lo vio jugando en el computador de la oficina, le dijo:

a) “Ponga el 10 negro encima de la jota roja”.

b) “Póngase a trabajar en vez de estar robándose el sueldo”.

17. Cuando usted le propuso hacer los juegos internos con el tema de los Olímpicos de Río, le dijo:

a) “¡Excelente!”.

b) “Vaya practicando patinaje de hojas de vida, porque yo no creo que usted vaya a estar aquí en esa época”.

18. A las 5: 45 p.m., su jefe dice:

a) “Apague esa vaina y arranque, hermano, su familia lo está esperando”.

b) “¿Aló? ¿Va muy lejos? Devuélvase, socio, que lo necesito para que corrija la macro del presupuesto… si quiere pida pizza de caja menor”.

19. El lunes siguiente al asado de integración, su jefe le dijo:

a) “Oiga, me reí todo el fin de semana acordándome de usted con el cuento de la mazorca de la paz”.

b) “Como que lo único bueno que usted tiene es la novia, ¿no?”.

20. La última vez que usted llegó tarde, su jefe le preguntó:

a) “¿Se le pegaron las cobijas?”.

b) “¿A usted cuándo es que toca renovarle el contrato?”.

Respond A o B:

Si contestó “b” en la mayoría de preguntas:

Usted renuncia o lo renuncian. Así que, mejor, libérese de esa esclavitud diaria de ocho horas. La única manera de tener billete y de hacer lo que a usted le parece es montando su propio chuzo. Ya trabajó para los demás, es hora de trabajar para usted mismo y, luego, de que los demás trabajen para usted. Construya sus propios sueños o los demás lo van a seguir contratando para que les siga haciendo realidad los de ellos. Y recuerde: no se quede callado… ¡renuncie!

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.