SI USTEDES SE FIJAN con cuidado, si pasan los canales con un poco menos de ansiedad, verán que en la televisión por cable de hoy hay un reguero de comedias de situación protagonizadas por chicas torpes pero brillantes que se encuentran en el borde de los 30. Están 2 Broke Girls, Are You There, Chelsea?, Whitney. Por supuesto, todas tienen su gracia: algún personaje secundario que hace reír, algún capítulo que salva la historia del estancamiento, algún chiste que solo habría podido ocurrírsele a un genio. Pero la mejor de todas, de lejos, es The New Girl. Porque sus personajes secundarios son de antología, porque todos sus capítulos echan su historia hacia delante, porque sus chistes suelen sacarlo a uno de lo esperado como pocas comedias de situación de las que se encuentran en la televisión por estos días. Pero, sobre todas las cosas, por Zooey Deschanel. Deschanel, cantante del grupo She & Him, esposa del líder de la banda Death Cab for Cutie, hija de uno de los más prestigiosos directores de fotografía del Hollywood de los últimos tiempos, se ha ido convirtiendo poco a poco en un ícono de la generación nacida a comienzos de los ochenta. Desde sus primeros papeles, en Mumford, Casi famosos y Elf, fue evidente que la estrella era ella: una mujer de su tiempo, una muchacha perdida dentro de sí misma, pero dispuesta a salir en caso de que valga la pena, una especie de sobrina favorita de Annie Hall. Con el paso de las películas, de las más independientes a las más comerciales, se fue transformando en una realidad innegable. Pero nada de lo que había hecho hasta ahora, como The New Girl, para contener su forma de ser, su inteligencia, su gracia, su talento. Y nada como The New Girl, de hecho, para hablarle a esta generación en el borde de los 30 que comienza a llenarse de recuerdos.

TV ABIERTA: DEFENSOR DEL ESPECTADOR
"EL PÚBLICO DE AQUÍ": Y con ustedes, señoras y señores, los ejemplos que hemos estado buscando desde hace tanto tiempo: los ejemplos perfectos. No son los reality shows que copian las copias de los reality shows de Inglaterra. Ni los programas juveniles de la tarde que hacen pocos trabajadores con pocos pesos. Son las dos telenovelas nuevas de los dos canales privados a los que parecemos condenados por siempre y para siempre: ¿Dónde carajos está Umaña? y Pobres Rico, que, por supuesto, tienen en sus filas los buenos actores de siempre y las estrellas improvisadas por el camino se valen de una producción de altísima calidad aprendida a fuerza de tanto hacer telenovelas y consiguen, como las obras de colegio, sacarle a uno una sonrisa, pero que por enésima vez han tomado la decisión de recurrir a los chistecitos fáciles y a los gritos y a los supuestos contrastes entre estratos para reírse del clasismo colombiano. Que las dos nuevas telenovelas sigan su marcha. Que nos hagan sonreír los meses que el rating se lo permita. Pero que venga pronto el punto de giro, por Dios, no nos vamos a pasar otra década en el ejercicio de ver la televisión que los productores colombianos han diseñado para “el público de aquí”. No nos vamos a quedar eternamente viendo productos mediocres inventados por gente brillante.
YOUTUBE
MÉXICO ME DA RISA:
PRIMERA BÚSQUEDA
ENRIQUE PEÑA NIETO HABLANDO EN INGLES:
Ya dijo Gabriel García Márquez esa gran verdad: el idioma universal es el inglés mal hablado. Y reírse de un mal hablado en inglés no es la idea, no está bien. Pero esperen a que Peña Nieto, futuro presidente de México, diga “infrastructure” a ver si son capaces de contener la risa.

SEGUNDA BÚSQUEDA

HUEVO CARTOON:
Por favor, por lo que más quieran, por la memoria de aquella persona que alguna vez les dio la mano, anoten ya mismo “Huevo Cartoon” en la casilla de búsqueda de YouTube: verán a un grupo de huevos alcoholizados que, de sketch en sketch, demuestran que no hay nada sagrado en este mundo.

EL EXTRA

CANTINFLAS VERSUS CHABELO:
A Cantinflas le robaron todos los premios que se merecía: el Cervantes, el Óscar, el Nobel de Literatura, pero da igual, claro que sí, porque solo él se convirtió en una palabra del diccionario —existe el verbo ‘cantinflear’— a fuerza de lanzar esos monólogos extraordinarios en esas películas imborrables que aún hoy, de vez en cuando, reaparecen en los canales de la televisión colombiana.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.