Cuando está a dieta, los nutricionistas recomiendan tomar tragos largos, como el whisky o el vodka, que se beben lentamente y diluidos con hielo, a diferencia de un aguardiente o un tequila, que se toman puros y en shots. Cuantos más grados de alcohol tenga un trago, más alto es su contenido calórico. Acá hablamos de trago, pero no para decirle cuál lo emborracha más, sino para develar cuál lo va a engordar, tarea que todos en algún momento han querido llevar a cabo, pero no han hecho por encontrarse demasiados ebrios. Acá cumplimos la tarea y que conste, aunque no parezca, que estábamos totalmente sobrios cuando hicimos el conteo calórico.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.