Para nadie es un secreto que la televisión ha venido perdiendo espacio en los últimos años, especialmente frente a internet. Los estudios demuestran que las razones predominantes de este cambio son la posibilidad de acceder al contenido cuando y donde el usuario lo desee y la interacción que permiten herramientas como Facebook y Twitter.

Cada uno de los integrantes de la cadena alimenticia televisiva ha venido innovando, y en mayo vimos la apuesta de LG y Sony para asegurar que la TV vuelva a ser el centro del entretenimiento en el hogar.

Hay dos características sobre las que se construye esta TV 2.0.

La primera de ellas es imagen: mayor nitidez, mejor resolución y la opción de 3D. La verdad es que a mí la 3D nunca me ha tramado. No sé si es porque soy como Jhonny Depp, que no la ve, o si es por el trauma que tengo de haber tenido que usar gafas como las de Milhouse en el colegio. Sin embargo, tengo que decir que ver películas en 3D en un televisor de 50” a menos de tres metros de distancia es una experiencia sencillamente asombrosa y sobrepasa ampliamente el verlas en cine. Y aunque sueño con el día en que no necesitemos gafas, la verdad es que la experiencia es extremadamente buena.

Sí, aún hay poco contenido disponible en este formato, pero cada día hay más y seguramente será un estándar en poco tiempo. Si a eso le sumamos la opción de convertir contenido de 2D a 3D, la cosa mejora: ¡imagínese ver SoHo TV en tres dimensiones!

La segunda característica es la conectividad: permite que los televisores se conecten a internet y que se pueda navegar, ver contenido de video alojado en la web (lo que amplía la disponibilidad de contenido) y abrir aplicaciones como Facebook o Twitter —incluso mientras se ve un programa— complementando la experiencia de ver televisión con la de la socialización. En el caso de Sony, uno puede además hacer videollamadas vía Skype con el uso de una cámara que se vende como accesorio.

Si no ha cambiado aún su televisor, este es un buen momento.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.