Andaban dos boquinches desempleados, muertos del hambre, y le dice uno al otro: “Hegmano, noh va a tocá metegnos a da casa esa y robagnos un pato. Yo me subo pog eg muro y ugted me avisa si hay mogos en la costa”. 
Se sube el boquinche al muro y cuando cae al jardín, los patos se asustan y comienzan a graznar: ¡cuack, cuack, cuack! 
Y el que está afuera grita: “Cuagquiera, cuaqgquiera, pero apúgese que viene la Pogicía”.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.