Se trata del Artya Coprolite Dinosaur Dung Luxur, un reloj que usted jamás pensaría que existe pero que la inventiva suiza se encargó de hacerlo realidad y de paso demostrar que aparte de relojes lujosos, también los pueden hacer curiosos. Aunque el disco del reloj es lo único hecho con materia fecal no deja de ser toda una rareza, pues el donante es un dinosaurio herbívoro, sin especie establecida, que se cree le dio al mundo tan particular material unos 100 millones de años atrás. Yvan Arpa, un matemático suizo, está detrás de esta extravagante pieza, un atractivo para los coleccionistas dispuestos a pagar 11.000 dólares por esta excentricidad hecha de mierda.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.