Recorrido   Bogotá - Nilo
Kilometraje 164 Km
Gasolina consumida ¾ de galón aprox.  

A las 10 de la mañana estábamos listos para recibir las motos, el lugar era en la cr 24 con calle 71, Concesionario de Motocicletas HONDA. Estando ahí, nos avisaron que las motos estaban en lugares distintos y tocaba ir a recogerlas, así que nos fuimos cada uno a  recoger la moto, esa que se convertirá en  nuestra compañera inseparable durante los siguientes 12 días, recorriendo gran parte del territorio nacional. Ya eran las 12 del día pero aún no teníamos las motos, tocaba esperar para que todos los documentos estuvieran listos y en orden para ser entregados junto con los chalecos, cascos, guantes, y una chaqueta.  

A las 4.00 p.m, logramos salir de la Bogotá, sin ninguna duda cogimos una de las calles mas congestionadas, la calle 13. Este lugar no permite ningún error, es una calle donde transitan cualquier cantidad de buses, tractomulas, camiones etc., al cabo de   unos 45 minutos pudimos llegar hasta el peaje donde el trafico se vuelve un poco mas suave. Mi moto, la Honda Twister 250 se sentía muy bien, muy suave, muy manejable, tiene una muy buena potencia y cruza muy bien en las curvas.  

En el trayecto yo estaba de primero, Daniel me seguía, teníamos un buen rito, pasábamos carros, mulas pero con precaución, las motos se sentían muy parejas a pesar de la diferencia de cilindraje. Cuando pasamos por Granada, empezó la lluvia, con neblina, la prueba perfecta para nosotros y las motos, todo estuvo bien, buen control de la moto, muy buena adherencia de las llantas.  

A las 6 p.m. empezamos a bajar al boquerón,  ya cayendo el sol pare a preguntarle a Daniel como venia y si seguíamos hasta Melgar. Decidimos continuar, pasamos la nariz del diablo y llegamos a buscar hotel, nada interesante así que continuamos a Girardot que esta unos 20 km mas adelante, sin embargo, don  José, un campesino que estaba a la afueras de melgar nos recomendó Nilo, un pueblo que está a 8 km de Melgar, un poco solitario pero agradable y diferente, la verdad nunca lo había oído... nos fuimos para allá, llegamos, paramos a conocer, la gente muy tranquila, en realidad no hay mucho, pero la carretera para llegar es increíble, muy bacana, muy solitaria pero en excelentes condiciones. Buscamos un hotel,  y bueno..... Encontramos uno a las afueras, muy chévere,... y acá estamos, descansando y preparándonos para mañana, una etapa mas larga de lo planeado, debemos llegar a Ibagué y continuar para Armenia.

Mañana seguimos conectados.   Juan Manuel Vargas

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado