EL CUARTO DE HOSPITAL: Jo Broughton vivió, a escondidas de sus colegas, en un estudio destinado a tomar fotos y grabar videos pornográficos hasta que cumplió 21 años. Este fue el primer set que le tocó limpiar. La puesta en escena era de mujeres vestidas como enfermeras que experimentaban con utensilios médicos.
EL SALÓN DE CLASES: Tacones en punta, camisas de hombre, bragas y vibradores fueron algunas de las cosas que utilizaron las ‘colegialas’ para la escena que se grabó en este set. Jo confiesa que limpiar ese “desastre” fue como recoger evidencia en la escena de un crimen.
LA SELVA: Este set fue diseñado para recrear una escena de aventura al estilo de Lara Croft, la protagonista de la saga de videojuegos Tomb Raider. La mujer que interpretaba a Lara llevaba un vestuario parecido al de ella, pero —cómo no— topless.
EL REGALO PARA EL PRESIDENTE: Lo llamaban el set Mr. President, pues la temática de la sesión de fotos para la revista pornográfica Men’s World era algo así como un regalo para el presidente de Estados Unidos. Por eso, una mujer salía de la caja, al mejor estilo de la actriz Marilyn Monroe; luego se quitaba la ropa y utilizaba juguetes sexuales.
EL VESTIER DE MUJERES: La estética de este set fue creada especialmente para la revista Girl on Girl. Jo recuerda, como dato curioso, que en esta sesión, al igual que en casi todas, utilizaron lubricante Adam & Eve
LA LLUVIA DE GLOBOS: La protagonista de esta sesión fotográfica llena de bombas, diseñada también para la revista Men’s World, era la celebridad inglesa —y tocaya de la fotógrafa— Jo Guest, muy recordada, entre otras, por su aparición en la revista Penthouse. Ese día, le contó a la otra Jo durante un receso que vendía por internet bultos de ropa interior usada por ella.
LA NAVIDAD: En el estudio, la Navidad era en julio, pues las mamás Noel pornográficas siempre posaban por adelantado, a mitad de año. Por esta razón, Jo se refería a este como el set “Navidad Julio”.

Así se ven los sets de las películas porno (después de la acción)

SoHo le presenta, en exclusiva, el trabajo de Jo Broughton, una fotógrafa inglesa que se dedicó a registrar sets de porno mientras trabajaba como aseadora en un estudio. Además: todo lo que ella recuerda de esos días en que vivía de recoger calzones, lubricantes y vibradores.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.