+ No se ponga de ingenioso a meterle el anillo en el coctel que se esté tomando, y menos si ya está borracha. (Aprenda a acumular y ganar matripuntos)

+ Por favor, evite los deportes extremos en su propuesta: nada de bungee jumping, paracaidismo o rafting. Y menos si cualquiera de los dos puede perder la vida en el intento.

+ No pida la mano en un sitio remoto. Asegúrese de que tenga las vías de acceso cerca y pavimentadas por si le toca salir corriendo con el rabo entre las piernas.

+ Evite el público. La pedida es un acto íntimo que debe hacer solo con su prometida, y no con 300 amigos borrachos celebrando la noticia.

+ No tenga el anillo escondido en su casa, y menos si viven juntos. Recuerde que, a diferencia de ustedes, nosotras siempre encontramos todo. ( Si la cagó, lo mejor es que ponga la cara)

+ No haga de la pedida de mano una carrera de observación. Créanos: después de la tercera pista ya deja de ser romántico.

+ No se le ocurra llorar si uno le dice que sí. Y menos si le dicen que no.

+ No improvise con sus dotes de pastelero para meter un anillo en una torta, a menos que tenga a la mano botiquín de primeros auxilios.

+ Las mejores amigas de su futura esposa no son sus amigas ni sus cómplices. Acuérdese de que las mujeres nos contamos todo, así que mantenga el secreto.

+ Si usted es hincha de Santa Fe, por ejemplo, no le pida a la Guardia Roja que cambie la bandera por una pancarta gigante con su propuesta. (El extraño matrimonio de la Cicciolina (y su vida sexual))

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.