Jamás le pida al bartender que le ponga más trago a su coctel. Recuerde que fue diseñado para que sea balanceado y agradable, no para que se emborrache en una sola sentada. (Los 10 mejores whiskies de Colombia)

Si está en un bar no pida una limonada ni mucho menos una aromática. Si no quiere –o no puede– tomar trago al menos tenga la decencia de pedir un coctel sin alcohol.

No pida un trago que no le gusta o que no conoce solo por chicanear. Fresquéese y pregúntele al bartender todo lo que necesite saber.

Puede tener reuniones de trabajo en un bar, pero pasada la media noche no se le ocurra sacar un computador. Para eso mejor vaya a un café. (Los 8 tragos más fuertes del mundo)

Si ve que una vieja entra sola a un bar espere al menos 5 minutos antes de ir a caerle. Lo más probable es que el novio esté en el baño o que sus amigas estén por llegar.

Recuerde que usted no es el único cliente del bar. Si va un viernes o un sábado en la noche es probable que el bartender tenga mucho trabajo. Lo mejor que puede hacer es armarse de paciencia, créanos que recibirá un mejor servicio que si está encima del bartender todo el tiempo.

Si se quiere emborrachar hasta perder la conciencia mejor quédese en su casa. Recuerde que las tabernas ya pasaron de moda hace rato.

Por favor nunca pida un Lychee Martini. Es un mal trago de otra década, pedirlo hoy en día es de mal gusto. Atrévase a probar algo nuevo mejor. (Cuántos debe tomar en una cita)

Si ya se pasó de tragos, seguro empezará a manotear la mesa y la barra: ¡No lo haga! Lo más probable es que rompa algo y que se gane uno que otro enemigo: desde el personal del bar hasta los clientes que estén a su lado.

No sea tan tacaño de pedir un trago de ñapa después de pagar la cuenta o que le den un shot gratis. Si quiere tomarse uno más, pídalo y páguelo.

*Bartender, dueño del bar 8 y Cuarto.

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.