Primer consejo: no caiga en un error de esos que ameritan pantallazo y reenvío inmediato a un grupo de amigas chismosas. Ahórrese el escarnio público y no se boletee sin estar 100 % seguro de que le copian. Si no, quedará chuleado no solo en azul, sino por siempre.

Lea también: No se convierta en un viejo verde

No espante con emojis cursis: evite el del gato con ojos de enamorado y ese del corazón agigantado que, pa’ rematar, late. No alargueee las palabrasss. No caiga en el tartamudeo digital: “Hola… es que… te quería decir…”. Escriba bien, que la mala ortografía es un real matapasiones, y averigüe cuál es la diferencia entre “ahí”, “hay” y “¡ay!”. Entienda que usted no es “hermoso” ni yo “hermosa”. Y no mande risitas de bebé: ni jiji ni juju ni jeje.

Lea también: Cosas que no debe hacer para no parecer un líchigo

No se le ocurra enviar selfies estirando trompa. No comparta su estado emocional en el estatus. Rompa el hielo con memes o gifs, pero sin exagerar. Y cuando se decida a dar el paso de la llamada, gástese minutos de su plan, la “timbrada” por WhatsApp desinfla a cualquiera. Calcule sus tiempos de respuesta: no sea el regalado que siempre está “en línea”, pero tampoco se vuelva el señor presidente de la república, tan ocupado que nunca contesta. Entienda que no existe un mensaje más directo que la ignorada. Ahora, si la respuesta esperada llega tarde, no conteste: “¡Uy! Dichosos los ojos…”.

Lea también: No muestre el hambre a la hora de levantar

¿Sabe qué? Más bien deje de leer e invite a salir ya a la vieja que le gusta. Si su “verdadero yo” también le gusta a ella, poco de esto tendrá validez, porque la única manera de que se prenda una chispa real es en vivo y en directo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.