Sea audaz

Usted debe haber oído que los calvos son buenos en la cama. Eso no necesariamente es verdad, pero aproveche el mito. Y si mientras más calvo más bueno, una tusada total le puede dar un aspecto diferente. Piense en Bruce Willis, en Zinedine Zidane (arriba) o incluso en Alejandro Santos. (Por qué los hombres se quedan calvos)

Si algo ha quedado claro es que los de la bola de billar nunca han sido considerados bolas. Obviamente esta fórmula no le sirve a todo el mundo; pero si usted es menor de 50, no muy gordo y sin papada, SoHo se la recomienda.

Nunca jamás

El error más común de los calvos es la penúltima etapa: entre la depresión de saber que uno va a serlo y la aceptación de que ya no hay remedio está la negación. Esta consiste en agarrar los poquitos pelos que le quedan y dejarlos crecer para pasarlos al otro lado, tratando de ocultar que ya no hay nada en la mitad. Hasta un tipo como Zidane (arriba) logra verse ridículo así. (¿Se quedó calvo? Este tatuaje le va a cambiar la vida)

Si está en la etapa de la negación, pare: conserve el pelo de los lados y córtese los mechones con que estaba haciendo el engaño. No se arrepentirá.

Una opción intermedia

Si está a mitad de camino en el proceso de su calvicie, debe tener todavía pelo en los lados de la cabeza y alguito en la parte superior. Tal vez tusarse del todo para usted sea demasiado atrevido, pero una podadita, dejándose el pelo de unos tres milímetros, da un aire de sobria masculinidad. Piense en el actor Jason Statham, quien se ha vuelto millonario haciendo películas de acción con el pelo así. Ensáyelo, le puede gustar. (Los sorprendentes beneficios de quedarse calvo)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.