El plan

La cosa es fácil: usted escoge entre tres paquetes de entrenamiento, que duran cuatro o cinco días, y en todos la idea es la misma: que aprenda a maniobrar un deportivo como todo un piloto profesional en la nieve, uno de los terrenos más complicados. Ahora, si le suena el plan pero no es un conductor experto —y se está preguntando: “¿Cómo carajos voy a aprender a conducir en una superficie tan resbaladiza?”—, no se preocupe, que allá le enseñan todo: desde qué hacer en caso de perder el control del timón hasta cuándo girar a la derecha para que el carro vaya a la izquierda —es en serio, se puede. (Top 10 de los carros más caros del 2017)

Los ejercicios

Imagínese que a usted le dan un Porsche 0 kilómetros, le dicen que lo acelere a fondo sobre una pista helada y le piden que, solo unos metros antes de llegar a la curva, meta un timonazo para deslizarse, levantar nieve y salir sin líos a otra recta. Eso, exactamente, es lo que va a aprender en el campamento. Bueno, eso y más: va a tener que esquivar conos, manejar en óvalos, dar curvas en U a velocidades considerables... y todo, bajo instrucciones de profesores expertos que están siempre pendientes de usted. (Mercedes lanza una camioneta con la misma fuerza que un camión)

La locación

Todo sucede en el complejo de manejo Mecaglisse, a una hora de Montreal, en Canadá. Es, básicamente, un autódromo gigante o, mejor, una serie de pistas interconectadas. En verano hay un par de circuitos comunes y corrientes, como los que usted ve en cualquier carrera. Pero como allá cae nieve a la lata entre noviembre y marzo, las pistas se congelan y se convierten en el escenario perfecto para aprender a manejar a -15 grados. Y si quiere aprovechar el viaje para hacer otros planes que no tengan nada que ver con carros, Mecaglisse también es su lugar: alrededor encuentra pistas de esquí, spas al aire libre —sí, en medio de la nieve— y hasta academias para aprender a montar en trineos jalados por perros. (La nueva marca de velocidad que impuso el Tesla)

Los carros

Usted tendrá en su poder al menos dos deportivos de Porsche nuevecitos, como el 911 Carrera 4S o el 718 Cayman S; es decir, unos ‘totes’ que ni se imagina. La idea, en últimas, es que pruebe modelos con diferentes características —con tracción trasera, con tracción en las cuatro ruedas, con ayuda antideslizamiento…—, para que aprenda de verdad cómo reacciona cada uno ante las situaciones extremas que le toca enfrentar durante el entrenamiento. (BMW presentó la moto del futuro que no necesita casco)

El precio

Todavía no están los precios de 2018, pero, para que se haga una idea, este año el curso de cuatro días costó 5500 dólares (unos 16 millones de pesos). Es un billete, sí, pero le incluye recogida en el aeropuerto, todas las comidas, las clases intensivas de manejo —obvio— y alojamiento en un hotel-spa cinco estrellas con una vista impresionante a un lago congelado. ¿Quiere inscribirse? Métase a Porschedrivingexperiencecanada.ca

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.