Los batidos de proteínas no son para todos. Aunque es lo primero que le van a recomendar en un gimnasio —bien sea si quiere perder unos kilos o sacar músculo—, pueda que por varias razones usted se haya rehusado a tomarlos. (Consejos si quiere comenzar una rutina de ejercicios)

Lo cierto es que después de cada actividad física es importante que coma bien y, sobre todo, que le meta una buena dosis de proteína a su cuerpo para ayudar a la recuperación de los músculos y a mejorar su composición corporal, independiente de cuál sea su objetivo. Por eso, aquí le recomendamos otras opciones que le funcionan igual de bien:

Malteada de banano, avena y mantequilla de maní

Gramos de proteína: entre 15 y 30, dependiendo del tamaño del que la haga. (Cuando el deporte se vuelve una opción)

Además de la proteína, usted necesita consumir carbohidratos y grasas —de las buenas—, porque son claves durante el proceso en el que crecen los músculos y le dan a su cuerpo la gasolina que necesita para entrenar como se debe.

Esta bebida, además de ser súper fácil de preparar, tiene estos tres componentes. Simplemente necesita un banano mediano, un chorrito de leche, una cucharada de mantequilla de maní y un puñado pequeño de avena en hojuelas. Licúe todos los ingredientes y listo. Eso sí, no le vaya a echar una bola de helado encima porque le quita lo “fit” al batido.

Pancakes de avena

Gramos de proteína: depende de cuántos se coma y las cantidades que utilice, pero pueden ser unos 12 gramos por pancake

Si ya está familiarizado con los pancakes, atrévase a probar una versión más saludable y, de paso, un sustituto perfecto para su merienda post-entrenamiento. Licúe dos huevos —o solo claras, ahí sí decide usted—, un chorrito de leche, unas cuatro cucharadas de avena, una cucharadita de linaza molida y canela, vainilla y algún edulcorante (libre de calorías) a su gusto.

En un sartén eche la mezcla hasta que haga una forma circular —como una arepa— y dele la vuelta cuando le salga huecos a la masa. Con esta mezcla le salen unos cuatro pancakes medianos y si quiere hacer más sencillamente duplique las cantidades. Acompañe con fruta picada o un poco de miel. (Cosas que no debe comer si quiere bajar de peso)

Huevos duros

Gramos de proteína: aproximadamente 8 por huevo

No es el snack proteico más elaborado, pero precisamente ahí está su éxito. Por muchos años, los huevos duros —cocinados en agua y nada más— han sido uno de los alimentos estrella para crear masa muscular y, además, no tiene nada de calorías: apenas 78. Cómase entre tres y cuatro después de entrenar y verá resultados pronto. Pero ojo: no los vaya a bañar en salsa rosada ni en sal porque ahí no está haciendo nada. 

Yogur griego

Gramos de proteína: entre 10 y 20 gramos, dependiendo de la marca.

Es una de las mejores opciones que puede encontrar para reemplazar un batido de proteína y, también, una de las más ricas. Aporta un montón de proteína y grasas de las buenas, solo asegúrese de que está comprando un yogur griego de verdad verdad y no un yogur tipo griego, que aunque puede tener menos calorías no tiene el mismo valor nutricional. Ahora, es mejor que lo compre natural y sin azúcar y que usted mismo le eche un poco de fruta o de avena. (Consejos para bajar barriga y mejorar su vida sexual)

Queso cottage

Gramos de proteína: 11 gramos por cada 100 gramos del queso

Es su mejor opción si es de los que entrenan en las noches. ¿Por qué? Porque es altísimo en caseína, una proteína que se digiere despacio, entonces mientras duerme va alimentando sus músculos en vez de recargar su intestino bajo. Encima de todo es bajísimo en grasa. Si no se lo quiere comer puro, únteselo a unas tostadas de maíz o un pan pita y ya tiene su dosis de proteína para después de entrenar.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.