Un estudio de la Universidad de California del sur en Estados Unidos reveló que, si uno hace ejercicio con otras personas, es mucho más probable que uno lo disfrute. Y, tiene algo sentido porque cuando uno hace algo que le gusta, pues lo disfruta mucho más cuando lo comparte con amigos, familiares y colegas. Por eso, viene bien que busque un grupo o arme parche a la  hora de hacer ejercicio. ¿Quiere más razones? (5 comidas con mucha proteína (y no son batidos))

Se va a sentir más obligado

Esto es casi obvio pero muchas veces menospreciado. Cuando entrena solo y suena su alarma a las cinco de la mañana, quizá muchas veces se queda en la cama. Pero, si tiene una o varias personas que también van a entrenar con usted, lo lógico es no dejarlos plantados. Ese pequeño paso puede hacer toda la diferencia para que, de una vez por todas, agarre una rutina y se sienta más motivado a darle duro al cardio, a las pesas, al TRX, a lo que sea.

Puede ampliar sus opciones de ejercicio

Otra ventaja es que existen muchos tipos de ejercicio que son más divertidos o le conviene hacerlos en grupo. Hoy en día hay infinitas opciones de clases grupales que pueden adaptarse a lo que busca: desde rimba o zumba, hasta spinning a oscuras o sesiones de correr por las noches en el parque. Y lo bueno: no tiene que buscar amigos que quieran hacer las clases con usted, ya el parche está armado.

Sentirá una sana competencia

Si efectivamente empieza a hacer ejercicio con un conocido, ya sea porque salen todos los sábados a correr o porque se turnan las pesas en el gimnasio, en su cabeza inevitablemente empezará a crecer un deseo de demostrarle al otro que usted está mejorando y cogiendo ritmo. Además, como ambos están en el mismo cuento, le queda fácil charlar de otros temas claves del ejercicio como la nutrición.

Entonces, ¿hacer ejercicio solo es malo?

Para nada. De hecho, para muchos es mejor porque así van a su ritmo, no dependen de nadie y decidan qué quieren hacer a qué hora y qué día. Si tiene una rutina establecida, podrá cumplirla sin problema sin importar que su amigo se vaya de vacaciones o su primo se enferme. Sí, en ocasiones puede ser duro porque, como le dijimos, la cama puede vencerlo, pero la clave está en saber dominarlo y los resultados pueden ser excelentes.

¿Cómo armo el parche?

Lo primero que tiene que definir es qué tipo de ejercicio quiere hacer, en qué momentos y con cuánta frecuencia. Cuando tenga eso claro, ya puede plantearles la idea a sus amigos, colegas o familiares. Luego evalúe factores que pueden jugar un papel como la cercanía del gimnasio a la casa u oficina, el precio y la disponibilidad de los otros. Si alguien está en su mismo cuento, rápidamente puede volverse su mejor amigo. Inténtelo y verá. (5 cosas para que monte un gimnasio en su casa)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.