La idea de estos disfraces es que sean prácticos, pero también para que sea creativo y no uno más de la fiesta ni tampoco el aburrido que llegó sin disfraz. En lo posible no debería comprar nada sino usar cosas (ropa en su mayoría) que ya tenga en su casa o que alguien le pueda prestar. Empecemos.

Hugh Hefner

Para disfrazarse del creador de Playboy solo necesita una bata (preferiblemente roja o por lo menos de una tela brillante como la seda), unas pantuflas (los Crocs no cuentan) y un pantalón de pijama o una sudadera oscura. Es posiblemente el disfraz más cómodo que hay. (Las 5 mejores películas de terror)

Bonus extra: si lleva una pipa o un tabaco, se pinta el pelo de gris y convence a alguna amiga para que se disfrace de conejita.

Hombres de Negro

Más fácil, imposible. Seguro tiene un traje negro en su casa o por lo menos algún primo que le preste uno. Y aunque la idea es que no se encarte mucho con el tema, un traje azul, de rayas o cualquier otro que no sea negro ya no le va a servir. La camisa también tiene que ser blanca impecable y la corbata negra. Busque bien que seguro encuentra. Ah, y las gafas oscuras también son clave. Si solo tiene de esas que son coloridas o tipo espejo, por favor cambie de disfraz.

Bonus extra: si su mejor amigo se disfraza con usted y llevan una linterna (o algún objeto parecido) plateado para simular el “borra-memorias”.

Cono pedagógico

No se ría que seguro con este disfraz se vuelve el alma de la fiesta. La forma líchiga de hacerlo es buscar cartulina naranja (si no encuentra, píntela) y dóblela de tal manera que forme un cono. Con una cinta plateada o blanca (en últimas, la de enmascarar) haga unas líneas en la mitad del cono. Si tiene más tiempo, haga lo mismo pero con un pliego de espuma. (Lo que no entiendo de Halloween)

Bonus extra: si se se disfraza con su combo de amigos, por lo menos cinco, y llevan un altoparlante. Pero ojo, no vaya a exagerar ni a parar el tráfico de chistoso porque lo sacan de la fiesta.

Salt Bae

Si le da pereza disfrazarse, con este no va a tener problema. Este señor se volvió viral, básicamente, por su peculiar forma de echarle sal a la carne. Solo necesita un pantalón negro, una camiseta blanca y unas gafas negras circulares. Cada vez que le pregunten de qué está disfrazado haga el gesto de echar la sal y listo. (El traje real de Batman)

Bonus extra: si la camiseta blanca le queda apretada (por lo menos en los brazos, nadie quiere ver su barriga) y si lleva un salero para hacer más literal el disfraz. Si tiene pelo largo (o lo suficiente para amarrarlo con una moña) hágase una cola de caballo y déjese el bigote (si no le sale, pínteselo o compre uno que lo venden en todas partes).

Marty McFly

Para disfrazarse del protagonista de Volver al Futuro va a tener que regresar al pasado y buscar todas las cosas ochenteras que tenga. Lo mínimo que debería conseguir son unos tenis blancos, un jean, una camisa de cuadros, una chaquetea de jean y un chaleco rojo.

Bonus extra: si se “engalla” con un walkman (o por lo menos unos audífonos), una patineta y un reloj. Si algún amigo suyo se disfraza de Doc, el disfraz va a ser más evidente.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.