Piense en los monoplazas clásicos, esas máquinas que competían metro a metro en circuitos históricos, como el del Grand Prix de Mónaco. Piense ahora en el argentino Juan Manuel Fangio y su eterna rivalidad con el británico Stirling Moss, ambos conduciendo carros que hoy usted solo puede ver en museos. Pues la marca de vehículos de lujo Infiniti, subsidiaria del gigante japonés Nissan, agarró el concepto de aquellas épocas para diseñar este prototipo que le hace un homenaje a lo clásico, pero también a lo último en tecnología para carros.

(Los carros voladores y autónomos que serán una realidad)

La carrocería, larga y delgada, fue hecha principalmente con paneles de acero elaborados a mano, que no solo son resistentes sino que le dan aerodinámica. Tiene, además, una parrilla delantera vintage, llantas de carrera con rines inoxidables y una cabina hecha en cuero y aluminio para darle un look antiguo. Pero ojo, no todo es cuestión de diseño: el Infiniti 9 tiene un motor eléctrico de 120 kilovatios que le permite llegar a los 170 km/h, con una batería de litio que le puede aguantar 20 minutos de uso intenso. De momento, es solo un prototipo, pero díganos si no le encantaría manejarlo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.