¿A quién se le ocurrió hacerlo?

Hace dos años, el estudio de diseño neozelandés Richard Clarkson ya se había craneado un parlante en forma de nube que reproducía música. El problema es que colgaba del techo, como una lámpara, y así se perdía la ilusión de ser una nube. Por eso, el estudio se alió con Crealev, una compañía dedicada a crear objetos flotantes, para hacer esta maravilla llamada Making Weather (en español, algo así como “Creando el clima”).

Le puede interesar: Las gafas del futuro

¿Cómo funciona?

Tanto en la base como en la nube hay unos imanes que hacen que el parlante levite entre 3 y 5 centímetros por encima de la base. Ese parlante está, por supuesto, en el interior de la nube. Funciona con Bluetooth y luces led que se prenden o apagan según el sonido. Cuando está encendida, la nube gira sobre su base y hasta rebota levemente. Ah, y si el ritmo de la canción que está sonando se acelera de un momento a otro o la percusión se pone más fuerte, la nube emite un sonido de trueno. ¿Qué tal?

Le puede intersar: Inventos que los hombres con barba deben probar

¿Se antojó? ¿Lo quiere ya?

Pues tendrá que esperar un poco, porque el aparato que ve en la foto es apenas el primer prototipo. Lo bueno es que el parlante nube —sin la base para que flote— ya está a la venta y se consigue por 3360 dólares (¡casi 10 millones de pesos!) en la página del estudio de diseño, www.richardclarkson.com

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.