Si usted quiere saber qué comer durante una cita basta con buscar en Internet. Encontrará todo tipo de menús para tomar esa decisión. Incluso existe un listado de estudios científicos que aseguran tener una respuesta contundente a este interrogante. (La exposición de arte hecha solo con comida)

Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Purdue, Indiana, asegura que si ella come postre durante la cita es mucho más probable que acepte salir con usted por segunda vez. Porque, según su investigación, el cerebro asocia los sabores dulces con el concepto de romance.

La Universidad de Chicago, por su parte, publicó un estudio en el cual asegura que no hay mejor plan para gustarle a alguien que pedir lo mismo que esa persona en el restaurante. Según los investigadores de esa universidad, el hecho de pedir platos similares genera más confianza.

Y en esos estudios usted puede encontrar de todo. La aplicación de citas Hinge publicó un comunicado en el cual asegura pedir pollo frito es la mejor idea que usted puede tener en una primera cita para salir nuevamente con esa persona. Superando, incluso, la efectividad del sushi, las ensaladas y hasta la pizza. (Argentina desde el asado (origen y secretos de esta delicia))

Pero no se necesita un estudio científico para saber qué debería evitar cuando sale con alguien por primera vez y espera que pase algo más (otra cita o lo que sea).  Por eso, SoHo hizo un listado con las comidas que lo harán quedar muy mal cuando invita a salir a alguien.

Pasta:

Seguro se lo han dicho una y otra vez, pero nunca sobra recordar qué tan mala idea es. Recuerde que puede dejarlo muy mal el hecho de tener que sorber una tira de pasta. Y no olvide que la salsa es una constante amenaza.

Alitas:

Puede que usted vea que ella es una mujer “todo terreno”. Pero a nadie le gusta tener al frente a una persona que lucha con un hueso para poder comerse hasta el pedazo más pequeño de carne. Mucho menos si se debe enfrentar a una presa llena de salsa BBQ (o la que sea). Pida otra cosa, seguro más adelante habrá suficiente confianza para comerse un baldado de alitas entre los dos.

Comida picante:

Por lo general, los alimentos picantes tienen un componente llamado capsaicina. Esa molécula da sensación de calor a los labios, en respuesta, el cerebro intenta enfriar el cuerpo mediante una estrategia que a usted no le va a gustar: el sudor. Por eso, cuando se antoje de un plato picante en la primera cita, debe pensar que va a terminar sudando y con los cachetes colorados. La capsaicina también hace que se dilaten los vasos sanguíneos. (Perú desde el cebiche ¿Cuál es la relación entre las tragedias de ese país y su comida?)

Hamburguesa:

Seguro cada vez que usted come hamburguesa no puede evitar pedirla doble carne, con tocineta, queso, cebolla y, ojalá, salsa de ajo. No se necesita ser un experto de las relaciones para saber que, si a su cita no la espanta la manera en que usted debe abrir la boca para morder (esperamos que no use cubiertos con la hamburguesa), la espantara el olor de su boca después de semejante plato.

Fríjoles:

Es un alimento muy pesado y lo más probable es que le cause pesadez. No se trata de sentir vergüenza por este alimento. El punto es que los frijoles tienen una gran cantidad de carbohidratos que no son fáciles de digerir. 

Sushi:

El sushi es un gran plato. Es ligero, hay gran variedad de presentaciones y encontrará de todos los precios. Pero si usted no sabe comer con palitos chinos o se siente incómodo comiéndose un rollo de sushi de un solo impulso, es mejor evitarlo. Nada va a espantar más a su pareja que usted sacando la lengua mientras trata de agarrar la comida con los palitos. (Chile desde la mechada italiana (en marraqueta))

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.