Sí, sabemos que diciembre es la época de descanso, de familia y, como no, de meterse unas comelonas bravas dignas de repetición. Y no le estamos diciendo que no lo deba hacer, simplemente le estamos recomendando que, si uno de sus propósitos para el otro año es finalmente tener un mejor estado físico, es mejor que empiece hoy. ¿No nos creé? Tenemos cinco razones para que lo haga. (Los 5 deportes con los que puede quemar más calorías)

Es más fácil desarrollar un hábito si usted no espera hasta después de las vacaciones

Está psicológicamente comprobado que desarrollar un hábito – como levantarse a trotar, por ejemplo – toma no menos de 21 días. Y en estas épocas de baile, comidas, trago y guayabo, completar un hábito parece misión imposible. Pero si puede empezar a hacerlo. No le estamos diciendo que se mate haciendo ejercicio todos los días, pero vaya acostumbrando su cuerpo para lo que se viene.

Tendrá una ventaja sobre los demás

Lo normal es que usted quiera aplazar el propósito hasta enero. Y como usted, están pensando la mayoría – por no decir todos – los que lo rodean. ¿No sería bueno cogerles una ventajita? Mientras que en enero todos tendrán el físico por el piso, usted ya estará aproximándose a un buen nivel de entrenamiento y además ya tendrá claros qué ejercicios quiere hacer.

Se dará cuenta qué le falta y qué no

Aproveche esta época para desempolvar los tenis y la ropa de ejercicio que bien guardada debe tener. Esto le servirá, no solo para motivarse a empezar a bajar esos kilos, sino para darse cuenta cómo está su pinta para sudar: si ya la suela de un zapato sacó la mano, le queda pequeña la pantaloneta, o quiere unos guantes nuevos para hacer boxeo, es hora de hacerle el gastico o, mejor aún, pedir eso de regalo de navidad.

Aproveche los descuentos en gimnasios

 Esto es clave: no se espere hasta diciembre para inscribirse a un gimnasio. Ahí es cuando por lo general suben los precios porque aprovechan la alta demanda que reciben. En diciembre, en cambio, suelen sacar algunas promociones de fin de año que usted puede aprovechar. Además, por esta época, los gimnasios suelen estar más vacíos de lo normal. Es la perfecta oportunidad para que usted se suelte, conozca las máquinas, hable con los entrenadores, defina una rutina, y de paso, no haga el oso.

Se va a sentir mejor en año nuevo si ya empezó a sudarla

Esto no solo aplica para su cuerpo, sino para su mente. La navidad y las vacaciones pueden ser caóticas así que no sobra que usted tenga un espacio para relajarse y liberar estrés como lo puede ser un gimnasio o un espacio para hacer deporte. Además, si ya está comprometido a bajar de peso, estará menos tentado a cualquier manjar navideño que se le atraviese. (¿Cuáles son los tragos que menos engordan?)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.